Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Divorcio, la más alta de toda Europa

Josefa Morales (Valladolid)
Redacción
lunes, 28 de mayo de 2007, 10:33 h (CET)
Según un estudio del Instituto de Política Familiar, en España tenemos la tasa de divorcio más alta de toda Europa, incrementada un 51% con respecto a 2005. Sin embargo, más de tres de cada cuatro parejas casadas, mantienen su compromiso. El divorcio es un fracaso personal muy serio, el derrumbe de un proyecto importante de vida. ¿Somos los europeos más progres, o más bien los más desafortunados? Hoy llamamos progreso a cualquier cosa, incluso a lo malo. Pienso en los niños. Si yo no fuera profesora de Secundaria, especialista en Psicopedagogía, tal vez me habrían colado las bondades del divorcio "xpress".

Tengo la impresión de que ha habido una campaña muy bien
orquestada, con el machacón maltrato a las mujeres, sacado de órbita para
la aceptación social del divorcio "express". He visto tanto sufrimiento en
hijos de matrimonios separados, que siento escalofrío cuando veo que algunos
alardean de progresismo en cuestiones de separaciones y divorcios. La salud
social de un país se mide por su estabilidad matrimonial. El nuestro está
enfermo. El divorcio es una tragedia también para los hijos: muchos niños y
adolescentes quedan heridos: se sienten inseguros, tristes, solos, vacíos y
arrastran un corazón desconfiado, un traumatismo de difícil curación. No
pocos tienen que acudir al psiquiatra… ¡Cuántos, jamás alcanzarán la
madurez de su personalidad que les ayude a superar las barreras la vida!
Los matrimonios que velan por su concordia y se mantienen juntos, buscando
pacientemente sortear las dificultades, se merecen un gran aplauso. Pero lo
bueno, como los alimentos, se prepara. Hoy se trivializa el sexo y domina el
sentimentalismo; hay una imparable corrupción de costumbres: así no habrá
felicidad duradera sino una cosecha de lágrimas muy amargas.

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris