Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Crítica literaria  

'Las horas', de Michael Cunningham

Gabriel Ruiz-Ortega
Gabriel Ruiz-Ortega
jueves, 1 de noviembre de 2007, 07:51 h (CET)
Para todo escritor es sumamente difícil representar el mundo de la mujer. Con poca experiencia en el oficio narrativo, también he sentido lo complicado que es. Esto se debe a que no hay mundo interior más fascinante que el femenino. Recordemos que Anna Karenina y Madame Bovary fueron producto de intensos años de trabajo que exigieron de sus autores una férrea documentación, tal y como se lee en esos deliciosos libros que relatan el backstage de ambas obras maestras.

Con “Las horas”, Michael Cunningham logró el reconocimiento internacional gracias a galardones como el Pulitzer (1999) y el Pen/Faulkner (2000). Tomemos la bella adaptación cinematográfica de Stephen Daldry, la cual contó con tres soberbias actrices: Julianne Moore, Nicole Kidman y Meryl Streep. Por ello, si te gustó la película y aún no lees esta novela, pues no puedo dejar de manifestarte que la novela es muchísimo mejor.

“Las horas” nos lleva por tres historias paralelas que tienen a Virginia Woolf, Laura Brown y Clarissa Vaughan como protagonistas. Tenemos a Virginia Woolf al borde de una vesania pasiva, escribiendo “La señora Dalloway”; la cual es leída muchos años después por Laura Brown, quien se encuentra en pleno preparativo por el onomástico de su esposo; y finalmente, tenemos a Clarissa Vaughan, alistando la celebración donde se reconocerá la trayectoria literaria de su amigo Richard, enfermo de sida, por quien Clarissa no deja de mostrar un amor platónico y hedonista.

A medida que se desarrollan las tramas, estas llegan a un punto en el que dejan su estado independiente, ya sea en tópico y en estructura, para centrarse en la historia de Clarissa, la que finalmente termina acrisolando los derroteros y reflexiones de Virginia y Laura. Realizar este amalgamiento no es para nada fácil, para ello es necesaria la pericia técnica para no sentir el punto de unión como algo impuesto. Y ejemplos de estas imposturas hay muchísimos. Y es menester reconocer esto –y mucho más- en Cunningham porque, pese a la complejidad que de por sí trae el contar tres historias paralelas, ninguna decae, que no es lo mismo que sobresale, como sí lo es con la de Clarissa, a quien cariñosamente Richard llama La señora Dalloway.

Lo que sí es un abuso por parte de Cunningham es la excesiva carga melodramática cuando disecciona a sus personajes centrales; sin embargo, “Las horas” no deja de ser una muy buena novela, la cual nos invita a seguirle la pista a su autor, quien al parecer, es de aquellos que se toman su tiempo (buen tiempo) para publicar.

Noticias relacionadas

Laberintos

Un poema de Esther Videgain

Zenith publica 'Kalsarikänni', de Miska Rantanen

El arte finlandés de pimplar en gayumbos y encontrar la felicidad

Dios me tiró de la moto…

Un poema de Aurora Varela

Textos solidarios de Play Mediterráneo

Una obra del periodista y colaborador de Diario Siglo XXI Manuel J. Ibáñez Ferriol

Sé amor

Un poema deAurora Varela
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris