Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

Una breve estancia onírica en Canópolis

Ángel Sáez
Ángel Sáez
domingo, 27 de mayo de 2007, 04:07 h (CET)
(Carta abierta al votante indeciso)

“La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquéllos que no quieren salir”.

Jacques Benigne Bossuet

Si usted, desocupado lector, es uno de los votantes más apreciados (al menos, por servidor), los indecisos, aquéllos que todavía no han decidido a qué candidato o partido (y es que, al ser los comicios de mañana, en la mayoría de las Comunidades Autónomas, además de autonómicos, municipales, se puede votar a una lista al Ayuntamiento y a otra, de un partido distinto al anterior, a la Comunidad, y ser ambos sufragios coherentes, congruentes, consecuentes, ponderados, razonables y razonados) van a votar, si lo harán en blanco o se inclinarán por abstenerse, aquéllos que, si se juntaran mayoritariamente en uno de los platillos de la balanza (y no es chanza) o a un lado o vera del río (ríase, si le peta y apetece) decidirían (antitética, contradictoria y paradójicamente, sí, los indecisos) quién/es ganaba/n las elecciones, sin controversia posible; itero el arranque de este parágrafo, si usted es votante indeciso, acaso no le venga mal continuar leyendo los párrafos que siguen.

Insisto en la susodicha prótasis; si usted, hoy, sábado, 26 de mayo, llegada la jornada de reflexión, aún se considera un votante indeciso, le recomiendo encarecidamente que esta noche, durante las horas del reparador sueño, se desplace hasta Canópolis, porque un raudo recorrido por sus calles y plazas le será, amén de didáctico y útil, divertido.

Así, al político y escritor irlandés Jonathan Swift, verbigracia, una breve estancia allí, en Canópolis, le vino estupendamente, de perillas, para aprender una lección que no olvidó en toda su vida y que, con el lento transcurrir del tiempo, se metamorfoseó en la espuela, provista de acicate, que le empujó a escribir los renglones siguientes: “Podemos observar en la república de los perros que todo el Estado disfruta de la paz más absoluta después de una comida abundante, y que surgen entre ellos contiendas civiles tan pronto como un hueso grande viene a caer en poder de algún perro principal, el cual lo reparte con unos pocos, estableciendo una oligarquía, o lo conserva para sí, estableciendo una tiranía”.

Persevero. Si usted es un votante indeciso y las torcidas líneas precedentes, trenzadas por servidor y leídas por vos, le han dejado como estaba o, lo que aún es peor, han contribuido a alimentar o aumentar algún grado más, si cabe, su indecisión, le pido disculpas por ello, porque mi propósito, puede creerme, era honesto y había sido inspirado por un pensamiento (que no miento) de Elena G. de White, éste: “Necesitamos hombres cuya conciencia sea tan leal al deber como la brújula al polo”.

Noticias relacionadas

TV1 y R.M Mateo, al servicio incondicional de P.Sánchez

“El pueblo solo es soberano el día de las elecciones” Castelao

¡Ay Carmena!

En la locura de esta campaña electoral os miro a los “poderes emergentes” de aquella primavera ciudadana. No quiero emular a Quevedo, pero la actualidad dice que la temida locura ha entrado en vuestros reinos

​Alan y Allende

García se convirtió en el segundo presidente socialdemócrata en la historia americana en tirarse un tiro

Comprender e interpretar

El libro Acontecer y comprender de Teresa Oñate y otros autores es una obra fundamental para entender de modo amplio lo que es la Hermenéutica crítica

Oráculos decisivos

Son momentos decisivos para discernir las informaciones veraces y coherentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris