Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Muy mal se nos tenía que dar   -   Sección:  

Las carrilanas, otra forma de entender el deporte

Jorge Dargel
Jorge Dargel
viernes, 25 de mayo de 2007, 07:53 h (CET)
Esta columna no va ni de fútbol ni de balonmano ni de otro deporte conocido. En estas líneas os voy a hablar de una disciplina poco popular, sobre todo, en las ciudades. Me refiero a las carrilanas, es decir, a carreras de vehículos sin motor, que tienen mucha historia y disfrutan de bastante tradición en la región del Bierzo y en Galicia.

Pero la carrilana es una evolución de lo que surgió hace muchos años, antes de que el Real Madrid paseara su nombre por Europa. Y es que cuando no hay dinero para juguetes, la imaginación de los niños suple a la carencia económica. De este modo, los chavales empezaron a juntar varias tablas con ruedas de madera o rodamientos de coches y camiones para luego dejarse caer por pendientes y cuestas aprovechando la orografía.

Las ganas por conseguir más velocidad hicieron que los niños mejorasen sus particulares juguetes, fabricando las mencionadas carrilanas. Así, se introdujeron ruedas y ejes de maderas nobles con sistemas de engrase y recubrimientos de goma de neumático para lograr una mayor adherencia y la incorporación de metales en el chasis. En las últimas décadas la mejora técnica se hace presente con la introducción de ruedas de goma con rodamientos y de los chasis de hierro. Deeste modo, aparece una nueva modalidad de carrilanas.

Todo nació como una forma de diversión de los más jóvenes, pero ha acabado como un deporte con gran aceptación en la gente de los pueblos de la zona noroeste de España. El que os escribe ha sido testigo de una carrera de carrilanas en una localidad del Bierzo y la verdad, merece ver el espectáculo. Muchos pueblos organizan para sus fiestas carreras de este tipo, ya que tienen gran popularidad y son todo un éxito de parcicipantes y de público. Para participar simplemente hace falta un poco de imaginación para construir el vechículo sin motor y sinceramente, hay chavales que fabrican verdaderas obras de ingenería. Con pocos materiales y pocos medios puedes crear todo un auto loco y participar en una carrilana.

Y es que todo no es fútbol, también existen otros eventos deportivos que congregan bastante gente y merecen, por lo menos una vez, algo de protagonismo. Este artículo lo escribo como elogio a esos jóvenes que mantienen viva la tradición de las carrilanas. Lo de menos es el premio, lo importante es pasar un buen rato con tu gente y tus amigos. Una colina, una decena de carrilanas y el público son los ingredientes necesarios para organizar este evento. Y no se crean que esos autos locos bajan despacio, ni mucho menos. Estos vechículos necesitan un freno y unas medidas de seguridad para evitar cualquier desgracia. Para que se hagan una idea, algunas carrilanas llevan tres corredores, que utilizan su peso y el del auto para coger más velocidad en la bajada. Por un día, esos chavales con imaginación y ganas de velocidad se sienten `Carlos Sáinz´. ¡Ah! Para terminar y si me lo permiten, decidles que a la carrera a la que asistí, ganaron los de mi pueblo. Gracias amigos.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris