Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Mutatis mutandis, lo que a Manuel Godoy

Ángel Sáez
Ángel Sáez
miércoles, 23 de mayo de 2007, 21:11 h (CET)
“La ambición suele llevar a las personas a ejecutar los menesteres más viles. Por eso, para trepar, se adopta la misma postura que para arrastrarse”.

Jonathan Swift

Pues sí, aunque parezca mentira o una exageración en toda la regla, José Luis Rodríguez Zapatero corre el peligro de que le ocurra, cambiando lo que debe ser cambiado (por supuesto), lo que le acaeciera en otro “cronotopos” (o situación espacio-temporal) a Manuel Godoy.

La paz de Basilea (1796), silabea (su anagrama), silabea; va, sí, le-a; va, sí, le-a;… le valió a Godoy el título de “príncipe de la Paz”. En París, donde murió, escribió con la pretensión de justificarse, sus (in)sinceras “Memorias”.

Quienes siguen con alguna frecuencia (no deben ser o sumar más de media docena –corrijo, decena, porque a mi amiga Soledad se le estropeó el ordenador el martes pasado y, transcurrida una semana cabal del inesperado apagón, el artefacto se halla arrumbado en el taller, a la espera de que el técnico le haga algún caso, ergo, sin arreglar-) lo que servidor urde a diario saben qué voy a votar el próximo 27. No obstante soy un socialista convencido, ejerzo de tal a mi manera, sin seguir otro norte que el que indica o marca la aguja de la brújula roja de mi nariz, que apunta indefectiblemente al polo del septentrión. Por ahora, la campaña electoral, propiamente dicha, sólo ha venido a confirmar y ratificar lo acertado de mi decisión. Votaré en blanco.

Por si usted, desocupado lector, se acaba de agregar al quinteto de marras, y mi confesión puede serle de alguna utilidad, servirle o ayudarle, le diré que me considero un socialista solista, quiero decir, sin la sílaba “cia”, abreviatura de compañía si portara el preceptivo acento ortográfico o tilde, o sea, que no estoy afiliado al PSOE, porque no tengo la cara ni el cuajo de comulgar con ruedas de molino, esto es, gracias a Dios, soy incapaz de blandir el cinismo como si se tratara de una espada ni de disparar la hipocresía como si ésta fuera una flecha o venablo, como hacen, sin aparente esfuerzo (y esto me pesa sobremanera; no se puede hacer usted una idea aproximada de cuánto), algunos mandatarios socialistas.

A pesar de que José Luis Rodríguez Zapatero dijo el pasado domingo (me pregunto si alguno de los presentes le creyó) en Sevilla, durante el almuerzo informal que compartió con los periodistas que cubren su campaña electoral, lo que dijo, lo del “dislate”, la negación de los contactos “anteriores a…” y “posteriores a…” con la banda terrorista y la necesidad de disponer de la mejor información posible sobre ETA, paparruchas, al presidente del Gobierno le recomiendo encarecidamente que se retracte de cuanto aireó, en el supuesto de que él hubiera tenido conocimiento de una sola de las 25 presuntas reuniones (que Gara anunció/denunció el viernes pasado en primicia periodística) que miembros del PSOE mantuvieron con gentes de ETA-Batasuna, antes de que la banda terrorista declara su última tregua, o de la de abril pasado. Le aconsejo (ojalá no lo eche esta vez en saco roto) que salga cuanto antes a la palestra, siga a Confucio (“Quien comete un error y no lo corrige comete otro aún mayor”), cante la palinodia y reconozca su yerro abiertamente, sin ambages ni demoras. Porque tengo para mí (me da a la nariz) que, como algún día se pruebe y demuestre documentalmente que lo publicado por el diario abertzale era cierto en el primer caso y asimismo lo editado por otros (ABC, LA RAZÓN, Diario de Navarra) en el segundo, me temo que mucha gente encontrará explicación al cabreo generalizado y hasta razón al linchamiento (que no miento), amén de moral, físico, y hallará el argumento o razonamiento que dé validez a la teoría nietzscheana del eterno retorno. Hablando en plata o trenzado a la pata la llana, a quien aspiraba a ser galardonado más pronto que tarde con el Premio Nobel de la Paz tal vez pudiera sucederle otro tanto o algo parecido a lo que en el pasado le deparó el destino o devenir de los hechos a Manuel Godoy.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris