Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'El niño de barro': Una historia desvalida

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
miércoles, 11 de julio de 2007, 23:19 h (CET)
Menos en las salas, el cine español no para de sorprenderme. Cuando hay que ponerse fantasiosos, se regodea en el realismo tremendista, y cuando hay que ponerse realistas, deja volar la imaginación. Lo digo porque con lo que suda esta nuestra cinematografía para dar con algún argumento atractivo, interesante y novedoso basado en la realidad, es una lástima que una vez hallado lo estropee acoplándole prótesis pseudofantásticas que no vienen al caso. El Niño de Barro, debut cinematográfico del televisivo Jorge Algora, pierde harina precisamente por ese costal. Y lo hace de tal modo que, durante la proyección, más que disfrutar por lo que la película es, (pese a todo, una propuesta estimable) uno sufre por lo que habría podido ser: la mejor película española de los últimos años. Claro que yo no estoy aquí para analizar utópicas dimensiones alternativas, sino la cruda y dura realidad de un proyecto prometedor a la postre fallido.

El film narra, grosso modo, los oscuros acontecimientos que sacudieron un arrabal de Buenos Aires en el año 1912 cuando, a un menor de edad conocido popularmente como “el petiso orejudo” por el considerable tamaño de sus pabellones auditivos, se le dio por asesinar a criaturas todavía menores que él en vista de que le proporcionaba una especie de placer rijoso verles sufrir. El asunto generó un gran revuelo allende los mares. Hasta el punto de que hoy en día, este serial killer prepubescente de nombre Cayetano Santos Godino, se ha convertido en el homólogo argentino de nuestro hombre del saco.

Con un material de partida tan subyugador (un niño asesino, crímenes escabrosos, y ambientación de época en una zona deprimida) a muy pocos se le ocurriría desviar la atención hacia los manidos territorios del thriller sobrenatural. Sin embargo, Algora no duda en desplazar a un segundo plano la historia de “el petiso orejudo” a fin de potenciar otra historia, parida por unos guionistas tal vez vacilantes en su fe para con los hechos reales, que no tiene ni la mitad de fuerza que aquella (aunque sí muchos más lugares comunes), y además carece de credibilidad.

La historia en concreto es la de Mateo, un vecino del barrio del asesino que, como si se le hubieran atragantado todos los episodios de Expediente X, puede ver a través de los ojos del criminal en una especie de delirios lisérgicos salidos de una cortinilla de videojuego de saldo. Por culpa de este enfoque a todas luces errado, las virtudes de la película, que son bastantes, (desde la ambientación hasta la banda sonora, pasando por las interpretaciones de casi todos los actores), se diluyen como lágrimas en la lluvia, o lo que es lo mismo, como un destello de esperanza en las posibilidades de nuestro cine que no logra plantar cara a la inmensa negrura de tópicos e intrigas a contrapelo de su alrededor. Toca, de nuevo, esperar.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote anuncia la programación de su octava edición

Seis de las siete películas de “Sección Oficial” competirán por el Premio del Jurado, dotado de 2.500 euros

España, país invitado del X Festival Internacional de Cine de Cali

El FICCALI abrirá con la proyección de Cría cuervos de Carlos Saura

Llega la 15ª edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona

Con más de 100 films comprometidos con los derechos humanos universales

El Festival Internacional de Cine de Cali celebra su décima Edición

El Festival trae una fuerte programación académica en el Encuentro de Investigadores

Lo que ‘Coco’ nos enseñó del Día de los Muertos

Así son los escenarios de México que inspiraron la película ‘Coco’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris