Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Prostitución

Juan Escribano Valero (Madrid)
Redacción
martes, 22 de mayo de 2007, 22:17 h (CET)
Hasta que don Manuel Conthe no tiró dela manta dejando a don Miguel Sebastián con el antifonario al aire, yo, tenía al señor Sebastián por persona no solo bien, sino de bien, equivocada, eso sí, pero todo el mundo tiene derecho a equivocarse, es más, yo pienso que las equivocaciones son un ingrediente más del combustible que precisa el motor que mueve la evolución humana.

La acción barriobajera que don Miguel Sebastián protagonizó en el debate de TVE mostrando la foto de una señora relacionándola con Don Alberto Ruiz Gallardón, y las posteriores explicaciones que de tal actuación ha dado, le retratan solo como un hombre bien pues, un hombre de bien no comete tal bellaquería y, si por un calentón, por unas copas de más, o por cualquier otra causa cae en semejante vileza, rápidamente reacciona y pide perdón. El señor Gallardón tampoco estuvo muy ágil ¿por qué no le recordó que una exconcejal y exportavoz del PSOE está imputada en la operación Malaya? ¿Porque no le preguntó por los dosieres e informes que salieron de la oficina económica de Moncloa de la que él era el responsable? Etc. Decía Napoleón que "la política es una casa de putas", quizá por eso yo estoy hablando de política y de políticos, cuando lo que yo quiero hoy es, denunciar una repugnante situación con la esperanza de que quien gane estas próximas elecciones aborde el tema sin complejos.

La prostitución callejera y de parques además de peligrosa y repugnante es, vergonzosa y humillante; no solo para quien tiene que sufrirla por haberse instalado en su vecindad, sino para las autoridades que la toleran y, que a mí me parece que adoptan sobre este problema una actitud melindrosa e hipócrita.

No seré yo quien pida con estas líneas que las putas, los putos y sus clientes sean quemados en la hoguera, pero si pido que la prostitución se legalice, que se ejerza en locales cerrados, con las debidas garantías sanitarias, quitándola de las calles y los parques, librándonos a nosotros, a nuestras mujeres y, a nuestros hijos, de espectáculos que no deseamos ver. Pido que las prostitutas coticen a la Seguridad Social, pues de ella se sirven y, que hagan su declaración de la renta como cada hijo de vecino. Con esto no se acabarán las mafias, pero pienso yo que se les dará un buen palo.

Por favor que no se les llame trabajadoras del amor. Amor es una palabra demasiado hermosa para prostituirla.

Y puestos a pedir, pido que en el Ministerio de Hacienda se expidan unos certificados de personas feas de solemnidad, repelentes y viejos decrépitos y, que estos personajes previa presentación de las facturas correspondientes se desgraven estos gastos. También solicito que las prostitutas puedan cargar en estas facturas un incremento para antivomitivos.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris