Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Nueva economía   -   Sección:   Opinión

La pesca española y europea: un gran 'pezqueñín'

Diego Urioste

martes, 22 de mayo de 2007, 22:17 h (CET)
España es el segundo productor pesquero de la Unión Europea y el que más empleo genera en ese sector de toda la UE con más de 60.000 trabajadores, según el último documento de la Comisión Europea. En el último año se desembarcaron más de 900.000 toneladas en nuestros puertos, que alcanzaron un valor que sobrepasa los 2.000 millones de euros. España es también el país de la UE que más ayudas recibió del Instrumento Financiero de Orientación de la Pesca (IFOP) –actual Fondo Europeo de Pesca-, concretamente el 43,1% del total del presupuesto para todos los países de la unión. Sin embargo este sector se encuentra en peligro de agotamiento por sobreexplotación, colocando a numerosas especies marinas al borde de la extinción.

Sólo en acuicultura, España produce 314.230 toneladas, siendo el principal productor de la UE y alcanzando un valor de más de 320 millones de euros. Pese a ello, la importancia económica de la acuicultura en España representa un 14,6% del total de la producción pesquera, quedándose muy atrás comparado con Finlandia o Dinamarca, donde supone más del 60% del total del sector. Pese a ser un indicador del nivel de desarrollo tecnológico de la pesca, la industria transformadora española tiene el mayor valor de la UE, generando más de 3.500 millones de euros, un 20% del total de todos los miembros europeos. Esta industria emplea en España a 24.903 personas –también el número más elevado de Europa-, compuesta por 690 empresas.

Nuestro país es también el país de la UE que más se ha beneficiado de las ayudas a la pesca entre el 2000 y el 2006, embolsándose 1.767,1 millones de euros de un total de 4.100 del total presupuestado para todos los países. Además de los fondos comunitarios, España recibió entre esos mismos años 2.413 millones de euros entre ayudas de otro tipo y nacionales. 803 millones correspondieron a la categoría poco definida de “otros” y 486,3 millones consumidos en la construcción de nuevos buques.

España no es sólo un gran productor, sino que en cuanto al consumo de pescado se sitúa, con más de 41 kilos por persona y año entre los tres mayores consumidores junto a Japón, Portugal e Islandia. Curiosamente estos países se encuentran entre los que sus ciudadanos tienen mayor esperanza de vida de todo el planeta, probablemente por la alta cantidad de nutrientes que aporta el pescado, así como su alto valor proteínico, riqueza en ácidos grasos insaturados, omega 3, alta mineralización en yodo, cinc, fósforo y selenio, ayudando a reforzar el sistema inmune y circulatorio. Es parte fundamental de la dieta mediterránea y asiática, una combinación de alimento imprescindible tanto cultural como dietéticamente.

Sin embargo la UE advierte que Europa no consigue autoabastecerse, siendo el mayor importador mundial neto de productos pesqueros, y cada vez más dependiente de las importaciones para satisfacer sus necesidades de abastecimiento de pescado. La Organización Mundial de Comercio (WTO) -controlada por por intereses de EEUU- lleva años presionando para que la UE liberalice del todo el comercio pesquero europeo, en detrimento de la política de autofinanciación. Esto supondría el descalabro de la industria pesquera europea, el cierre de la mayoría de acuiculturas y empresas de transformación.

Así mismo, la Federación Española de Organizaciones Pesqueras (FEOPE), la Organización Nacional de Asociaciones Pesqueras (ONAPE), la Federación Española de Armadores de Buques de Pesca (FEABP) y la Asociación Nacional de Armadores de Buques Congeladores de Cefalópodos (ANACEF) emitieron un comunicado conjunto advirtiendo que la subida del precio del petróleo ahoga al sector pesquero, encarece el precio del pescado español -lo cual repercute negativamente en las importaciones- y compromete el futuro de muchísimas familias que dependen directamente del pescado.

El sector pesquero se encuentra en una de las más importantes encrucijadas de las últimas décadas. De él dependen cientos de miles de trabajadores de toda la UE, así como la conservación de un sector tradicional y un mercado de calidad que, sin embargo, no consigue abastecer toda la demanda continental. La financiación comunitaria es necesaria pero no suficiente, ya que el ataque de otros mercados exige una mayor implicación de la UE en políticas comerciales. Todo ello tratando de equilibrar la explotación pesquera y la conservación de las especies marinas, futura riqueza comercial y del ecosistema.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris