Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Maquiavelo dixit

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 22 de mayo de 2007, 22:14 h (CET)
Decía Maquiavelo, respecto a la fidelidad a la palabra dada, lo siguiente:”No puede un señor prudente- ni debe- guardar fidelidad a su palabra cuando tal fidelidad se vuelve en contra suya y hayan desaparecido los motivos que determinaron su promesa”. No tengo la menor duda de que, sobre la mesita de noche del señor Zapatero, existe un ejemplar de El Príncipe, la obra cumbre del escritor florentino, y tampoco de que, esta obra haya sido su mentor ideológico y la que le viene guiando en su andadura al frente del gobierno. No se pueden tildar más que de maquiavélicas las argucias que viene utilizando para disimular los bandazos que va dando en su política antiterrorista.

Ha pasado de negar cualquier contacto con ETA y de afirmar rotundamente que seguía fielmente los mandatos del Pacto Antiterrorista y de la Ley de Partidos, a aceptar –a través de los más rocambolescos laberintos camaleónicos –, que los encuentros con los etarras (ahora ya no puede negarlos después que ETA ha descubierto el velo que los ocultaba) estaban justificados por “la obligación que tiene el Gobierno de manejar la mejor información posible”. Mayor desfachatez imposible. ¿Tan difícil era poner en antecedentes al señor Rajoy de sus planes? No parece que mentir a la oposición, a los ciudadanos y al propio Congreso de Diputados, sea el mejor camino para conseguir el apoyo de sus adversarios políticos y de la ciudadanía. ¿Era necesario, para lograr información de lo que planeaba la banda, mantener negociaciones con ella? Lo lógico es que se acudiera a la policía, la Guardia Civil o a los propios servicios de espionaje para averiguar lo que, por otra parte, todos conocemos. ¿Se precisaba tanta información para que luego se llevaran la sorpresa del atentado de la T4 en Barajas, con dos muertos incluidos? Cómo se puede justificar que, para obtener información, se permita que listas de Batasuna, disfrazadas de ANV, se puedan presentar a los próximos comicios o que se retirasen los cargos a Otegui o que se cediera al chantaje de De Juana Chaos. Si continua con este método de conseguir información, antes de que haya concluido sus pesquisas, ETA ya se habrá hecho con el poder en todo el País Vasco. ¡Un sistema muy efectivo, sí señor!

Y es que, el señor Presidente, le ha cogido tanto gusto a faltar a la verdad que, al parecer, ha convertido este hábito en su hobby preferido. Es tal la afición que le ha tomado que no ha dudado en negar las reuniones de Josu Ternera con enviados del gobierno para conseguir que la banda no matase antes del 27 de mayo, día de las elecciones. No sé si, con este talante, se le permitirá a la banda que, para después de las elecciones, pueda continuar con su actividad asesina. En todo caso, la sola posibilidad de que se haya llegado a estos extremos por parte del Ejecutivo, basta para desenmascarar la catadura moral de quienes nos gobiernan. Por una parte, niega que desde diciembre haya habido ninguna reunión con ETA, para después justificar que las haya habido, pero sólo para estar “bien informado”. Y después, nuestro Presidente, se lamentará de que el PP de crédito (somos muchos los que también se lo damos) a las informaciones de Gara. Seamos serios, señor Zapatero, ¿cómo quiere que se le crea si miente más que el propio Pinocho?, y lo peor de todo es que, los ministros de su gobierno, se han contagiado del virus y se han apuntado a la misma costumbre.

¿Cómo se pueden tomar en consideración sus rotundas afirmaciones, en los mítines, apelando a la supuesta traición del PP, por no ayudarle en su lucha antiterrorista? Lo primero que debiéramos preguntarnos es ¿a qué lucha se está usted refiriendo?, porque es evidente que ustedes no mantienen ninguna lucha contra los etarras y si, en ocasiones, hablan de erradicar esta lacra, siempre lo hacen en función de ceder a todas las peticiones políticas de ETA ( participar en las instituciones, anexión de Navarra, Ikastolas etc, y, finalmente, la independencia) Nunca, sin embargo, hacen mención al desarme y disolución de la organización, cumpliendo con la condición previa der pedir perdón a los familiares de las víctimas de sus atentados. Si a esta actitud no se la puede calificar de “rendición” ya me dirán ustedes de qué otra forma se la puede denominar.

Y a todo esto, ni una palabra de repulsa por las contínuas vejaciones que sufren los del PP en el País Vasco por parte de los elementos de la Kale Borroca. Hasta me atrevería a decir que tampoco menciona algunas interrupciones que han sufrido los mítines socialistas en aquellas tierras, por temor a que los agresores se lo puedan tomar a mal y le chafen las elecciones– que tan bien tiene planeadas – con algún inoportuno atentado que le desmonten el invento. Eso sí, siguen aferrados a lo de la “crispación” como lapas a una roca, porque han descubierto con ello una mina que les permite tener atontados a sus electores quienes, por lo visto, no son capaces de darse cuenta de que sólo se trata de una cortina de humo para disimular sus errores, el menor de los cuales no es, precisamente, su facilidad para crear situaciones de crispación. Ya que he comenzado con una cita a Maquiavelo terminaré con otra, dedicada a aquellos que no se aperciben de la delicada situación del país; decía el insigne político y escritor:”La poca prudencia de los hombres impulsa a comenzar una cosa y, por las ventajas inmediatas que ella procura, no se percata del veneno que por debajo está escondido”. Lo malo es que, cuando se quieran dar cuenta ya es demasiado tarde para reaccionar.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris