Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

A vista de pájaro (II)

Pascual Falces
Pascual Falces
martes, 22 de mayo de 2007, 22:16 h (CET)
Decíamos ayer, que… para “sobrevivir” era recomendable elevarse del suelo de la península, evitando así ser inundados por este “arroyo de la actualidad que quiere ser torrente”, y, que, en realidad no lo ha de conseguir mientras cada uno sepa guardar a buen recaudo de entre sus cosas, las que considere importantes. España, vista con las fotografías que envía el satélite de que se sirve Google Earth.es, resulta asequible y con la ventaja añadida de que no se oye la algarabía pre-electoral. Con ese maravilloso programa se le puede ver en conjunto y recorrer palmo a palmo, sin límites provincianos ni artificiosas autonomías que, neciamente, se consideran propietarias del segmento de río que las atraviesa, y que, como es sabido, siempre lleva al mar…

Pero, subidos al programa y ratón en mano, inevitablemente el mapa completo de Europa se cuela sobre la pantalla, y con él, sus mares colindantes, y Asia, y África, y más allá, el Océano Pacífico, y América. Jugando un poco más, hacia arriba o abajo del todo, se puede patinar sobre los hielos y glaciares situados en el Ártico, o en el Antártico. Sobrevolar el planeta es tan fácil como hacerlo sólo por la península ibérica. ¿Por qué quedarse nada más en una fracción tan pequeña del mismo? Esto, es posible que no lo entiendan los políticos nacionalistas de Cataluña, Vascongadas o Galicia, o Zapatero, que intenta sostenerse en la Moncloa aceptando, cómo, y boina en mano, le imponen sus obsesiones umbilicales. ¿Para qué insistir?... se trata de encontrar la calma en estos vuelos circundantes al mundo.

Resulta muy sencillo identificar el punto exacto donde se encuentra la casa particular de cada uno, con su calle, la avenida principal que hasta ella conduce, la plaza mayor del pueblo, y hasta el antiguo quiosco de la música de los domingos. La paz y concordia imperan sobre las tierras y los pueblos de España y del mundo entero. Más, “en todas partes cuecen habas”, y como añadía la sabia mujer que cuidó de los niños de Epifanio del Cristo Martínez: “Y, donde no, a calderadas”. Queriendo decir, con esto, que tampoco es que el resto del mundo sea un remanso de paz si se descendiera del satélite, y se caminase por sus intrincados vericuetos. El mundo se tambalea bajo el peso de sus faltas, asegura la Sagrada Escritura. El “reino de este mundo” es complicado por sí mismo, y tiene tela cortada para entretenerse un largo rato resolviendo sus afanes.

Aún desde el silencio y la berroqueña altura en que se asienta el catalejo de esta columna, ¿se le puede pedir acaso que oriente a los lectores acerca de qué lugar del mundo es el más recomendable? “Nessuno è tenuto a fare l'impossibile”, que defienden los italianos. “Nadie está obligado a hacer lo que no puede”, para andar por casa. Existe un viejo dicho aragonés: “En tu tierra, grullo; con la pata coja”, queriendo decir que donde mejor se está es en la tierra de uno, pero, eso sí, aceptando las consecuencias de una visión universal.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris