Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Rusia y Siria, dispuestas a alcanzar mil millones de dólares en el comercio mutuo

Marianna Bélenkaya
Redacción
lunes, 21 de mayo de 2007, 21:57 h (CET)
Este año Moscú y Damasco se proponen aumentar su intercambio de mercancías hasta mil millones, límite olvidado desde la época soviética.

A últimos de abril lo anunció el Ministro de Desarrollo Regional, Vladímir Yákovlev, al intervenir en Damasco en la 5ª plenaria de la Comisión Intergubernamental Ruso-Siria para la cooperación económico-comercial y científico-técnica.

Para el comercio bilateral, la cifra de mil millones de dólares es significativa desde el punto de vista psicológico y es en parte simbólica. Este índice fue registrado por última vez en 1992. Desde entonces el desarrollo de la cooperación entre Rusia y Siria se ha retardado, y ahora el logro del volumen anterior del comercio significará volver al nivel de relaciones existente entre dos países en la época soviética.

Este desarrollo fue impulsado por la visita en 2005 a Moscú del presidente de Siria, Bashar Asad, que contribuyó a fortalecer la cooperación, y la subsiguiente condonación por Rusia de la deuda siria en casi 10.000 millones de dólares de los 13.400 millones en total, o casi el 73%. Se perfiló una tendencia estable de crecimiento del comercio. A título de ejemplo, procede señalar que en 2001, según datos del Ministerio de Desarrollo Económico y Comercio, éste se evaluó en 152,7 millones de dólares; en 2003, en 233 millones, y en 2005 ya alcanzó 465,6 millones de dólares.

“Estamos satisfechos con los resultados logrados. El año pasado el giro comercial entre Rusia y Siria sobrepasó 630 millones de dólares, o sea, aumentó el 35% en comparación con el índice análogo registrado el año anterior. Este año asumimos el compromiso de alcanzar la cota de mil millones de dólares en el comercio mutuo”, recalcó Yákovlev en Damasco.

Rusia suministra a Siria máquinas, equipos y medios de transporte, herramientas y piezas de repuesto, derivados de petróleo; laminados ferrosos y tubos, madera y artículos celulósico-papeleros, abonos y granos. De Siria Rusia importa comestibles, artículos de la industria ligera, maquinaria e instalaciones de artes gráficas, perfumes y productos cosméticos.

No se debe olvidar que los índices relativos al intercambio de mercancías no reflejan toda la escala de la cooperación bilateral. Esencial lugar en ésta corresponde a los proyectos inversionistas cuyo costo, según evaluaciones del Consejo de Negocios Ruso-Sirio, podrá sobrepasar en breve dos mil millones de dólares. Algunos de esos proyectos ya están en marcha, otros, en proceso de estudios. Los más cuantiosos corresponden al sector petrogasífero, a la energía eléctrica e hidráulica, al turismo y la construcción vial.

Por ejemplo, en abril pasado la compañía “Stroitransgaz” firmó un contrato para exploración y explotación de cinco yacimientos de gas situados en la parte Norte de Palmira, así como para la construcción de una refinería de gas procedente de éstos. En el último bienio es el tercer acuerdo celebrado por la mencionada compañía con la Compañía Siria de Gas. Los anteriores fueron firmados en 2005 con el fin de construir un Complejo más, destinado a elaborar gas, situado a 70 km de Palmira, y realizar el proyecto “Gasoducto Árabe “36”.

El turismo se considera como una esfera menos desarrollada de la cooperación bilateral. En diciembre de 2006 la compañía “Intourist-Sinara” firmó un acuerdo con las autoridades para construir un complejo hotelero en el litoral sirio del Mediterráneo. Según dijo a RIA Novosti el director general de la misma, Andrei Vorobiov, tras una serie de formalidades requeridas en la etapa preparatoria, la compañía comenzará a realizar el proyecto. Al decir de éste, Siria podrá convertirse en un área prometedora para las compañías turísticas de Rusia. El sector en cuestión no está aún debidamente promocionado en comparación, verbigracia, con Egipto y Turquía donde pasan vacaciones muchos turistas rusos. Según datos de Andrei Vorobiov, en 2004 Siria acogió a unos 6,4 mil turistas rusos, y en 2005, menos aún: 4,6 mil turistas llegaron a Siria para conocer sus notabilidades. A título de comparación: en 2006 en Turquía pasaron vacaciones casi 1,8 millones de rusos y cerca de un millón en Egipto.

Vorobiov mencionó varios motivos por los que los rusos no descansan en Siria, pese a sus monumentos históricos únicos en su género y el excelente litoral del Mediterráneo. “Muchos no saben en general que existe la posibilidad de pasar vacaciones en Siria ni lo que allí los espera”, dijo. Agregó que sería posible atraer a los turistas, si al proceso se incorporara también el Ministerio de Turismo de Siria, habiendo promocionado, por ejemplo, una amplia campaña publicitaria en Rusia. Además, es necesario desarrollar la industria turística en la propia Siria donde aún escasean hoteles bien acondicionados. “Con frecuencia, el precio que piden los hoteles no corresponde a la calidad”, señaló. Sin embargo, Vorobiov está convencido de que la cooperación ruso-siria en el ámbito del turismo se va a desarrollar intensamente.

Y esto es verdad, máxime que muchos sirios dominan ruso, lo que contribuye a fomentar los vínculos bilaterales no sólo en materia del turismo, sino también en otras áreas. En muchos aspectos el desarrollo de esa cooperación depende de los especialistas sirios que cursaron estudios en la URSS y Rusia.
Según dijeron a RIA Novosti funcionarios de la Agencia Federal de Enseñanza de la FR, en la URSS y Rusia recibieron instrucción más de 35 mil estudiantes sirios. Actualmente, Rusia concede 35 becas de Estado a los sirios a costa de sus recursos presupuestarios (25 para todo el período de estudios y 10, para postgraduados o estudios de doctorandos). Ahora Rusia costea la enseñanza de unos 100 ciudadanos sirios. Además, también hay otras fuentes que asumen los gastos relacionados con los estudios de muchos estudiantes sirios. La Agencia Federal no tiene datos estadísticos al respecto. Según la información que obra en poder de RIA Novosti, este año académico en Rusia estudian unas 700 personas en total.

Es posible que si las relaciones económicas ruso-sirias sigan ampliándose, el número de estudiantes que cursan estudios en Rusia se incrementará. No es casual que al entrevistarse a primeros de mayo en Damasco con periodistas rusos, el viceministro de Siria de Relaciones Exteriores Faisal Mukdad haya señalado que “el éxito de nuestra cooperación bilateral depende por completo del desarrollo de las relaciones económicas”.

____________________

Marianna Bélenkaya, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris