Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Síndrome del maltratado

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
sábado, 19 de mayo de 2007, 08:44 h (CET)
Hemos escuchado infinidad de veces que la mujer maltratada vive en silencio su maltrato, por lo que hay que ayudarla a denunciar a su maltratador apoyándola a superar su síndrome. Denúncialo, rezan las campañas gubernamentales. Este síndrome podemos verlo en el Gobierno que no predica con el ejemplo. Vemos como ETA su rama política sigue maltratándolo a pesar de querer salvar la relación de convivencia. Ni PCTV legalizados con etarras a sueldo, ni De Juanas de paseítos con su novia, ni Otegis sin cargos que los sabe el "Fiscal" -Conde-Pumpido-, ni que ANV sea la candidatura defendida por el batasuno Barrena, Álvarez y Goirizelaia.

Nada de nada, Cándido dice que si le pegaba este puñetazo al Estado los denunciaba. Se lo da y no los denuncia en nombre del amor de estado. El penúltimo maltrato que nunca es el último hasta la solución violenta final, transustanciado en forma de mitin. En el acto de la candidata de ANV al Ayuntamiento de Pamplona, Mariné Pueyo, varias personas portaron carteles con imágenes de presos de ETA. Exaltación del maltrato es apología mínima del terrorismo. El de Pamplona exalta algo más que el maltrato doméstico, el colectivo. Los españoles que lo ven, siguen la máxima y le dicen al Gobierno y al Fiscal, denúncialo. No hay nada que hacer ante el que sufre el síndrome del maltrato. Después vendrán las estadísticas mortuorias, y dirán que la víctima no había denunciado. En este caso la víctima será el Estado de Derecho, y todos los que en él nos amparamos.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris