Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Muy mal se nos tenía que dar   -   Sección:  

Los penaltis, ¡qué injusticia!

Jorge Dargel
Jorge Dargel
viernes, 18 de mayo de 2007, 07:35 h (CET)
¡Qué bonito es el fútbol! La final de la UEFA entre el Espanyol y el Sevilla ha sido un espectáculo. El campeón se ha conocido tras la tanta de penaltis. Y el más acertado en la línea de los once metros ha sido el equipo sevillista. Como en todos los deportes, ha habido un campeón, en este caso el Sevilla, que ha conquistado por segunda vez consecutiva este trofeo, algo que sólo lo había logrado el Real Madrid.

Ha sido una final cargada de emoción, de desgaste físico y de buen fútbol. Quizás, el conjunto más fuerte por plantilla era el Sevilla, pero a un partido, no hay favoritos. Y así ocurrió, el Espanyol ha sido un dignísimo rival y se lo ha puesto muy difícil a los andaluces, empatando en dos ocasiones al Sevilla y con un jugador menos desde la segunda parte. Los 90 minutos acabaron con un 1-1, así que se tuvo que jugar la prórroga. En la primera mitad del tiempo extra, el Sevilla se volvió a adelantar, pero cuando todo parecía acabar a favor de los andaluces, un gol del Espanyol casi al final de los segundos quince minutos de la prórroga, puso la igualada de nuevo en el marcador.

De este modo, se llegaron a los penaltis. Para el Espanyol era un premio a su esfuerzo y a no darse por vencido. Para el Sevilla era la oportunidad de dar la estocada final a su rival. Y como en todos los penaltis hay un nombre un propio y en esta ocasión, fue la del portero sevillista Palop, que detuvo tres lanzamientos de los catalanes. Y es que esta Copa de la UEFA le debe mucho a Palop, tan sólo hay que recordar ese agónico tanto de cabeza contra el Shaktar Donetsk en octavos, que permitió jugar la prórroga y que sirvió para conseguir el pase a cuartos.

Pero, ¡qué injustos son los penaltis! Sinceramente, creo que dos equipos que llegan a la final y tras una prórroga, siguen en tablas, se debería jugar otra más o lanzar una moneda al aire. No se tendría que hablar de un campeón y de un finalista, sino de dos campeones. Esta final ha sido fútbol en estado puro. Y es que cuando dos equipos saben y quieren jugar al fútbol, el espectáculo está garantizado. Pero los penaltis, ¿de verdad sirven para clarificar al campeón? Creo que no, sirven simplemente para que se notifique un primero y un segundo, nada más. Este trofeo debería partirse por la mitad para uno y otro, porque la imagen que han dado, ha sido muestra de ello.

Y volviendo al tema. ¿Por qué se tiene que decidir todo en los penaltis? Creo que una regla injusta y parcial. Todo el esfuerzo de los perdedores se va al traste por cinco penaltis. Y no es por quitar mérito al vencedor, en este caso, al Sevilla, ni mucho menos. Es por el deporte en sí y en esta ocasión, por el fútbol. La UEFA le debe algo al Espanyol, ya que también perdió hace casi dos décadas otra final contra el Bayern Leverkusen. ¿Y se imagina cómo? Sí, otra vez en la fatídica tanda de penaltis. Y es que a los segundos o a los perdedores, nunca se les recuerda y la historia siempre la escriben los vencedores, así que el Espanyol tendrá que esperar a otra mejor ocasión. De todos modos, chapó por el equipo catalán.

Los que sí han ganado, han sido las aficiones del Espanyol y del Sevilla, que han dado una imagen inmejorable de cómo se deben comportar los seguidores dentro y fuera de los estadios. Y también ha ganado el fútbol, en este caso, el fútbol español que ha clasificado para una final ha dos conjuntos de nuestro país. De nuevo y como sucede durante las últimas décadas, Europa huele a España.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris