Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La Iglesia de América Latina se ha olvidado de los pobres

Fausto Antonio Ramírez
Redacción
jueves, 17 de mayo de 2007, 21:05 h (CET)
En los análisis anteriores al viaje del Papa Benedicto XVI a Brasil, los datos quedaban muy claros: la mayor parte de los católicos que han abandonado la Iglesia Católica para pasarse a las sectas protestantes y grupos pentecostales proceden de ambientes pobres y marginados.

Se trata de campesinos sin tierras, emigrantes, trabajadores en paro, negros, mestizos, indígenas, población marginada de las zonas periféricas que vive en favelas.

Cuanto más se aleja uno de los núcleos urbanos, mayor es la presencia de templos pentecostales donde, prácticamente, sólo las confesiones evangelistas están presentes.

El mundo de los pobres le ha sido arrebatado a la Iglesia Católica por su falta de compromiso y de presencia en medio de los desheredados de este mundo. La culpa es de la Iglesia que sólo se ha interesado por los practicantes. Evidentemente, las iglesias pentecostales y evangélicas han aprovechado la ocasión para acudir en masa a la llamada de aquellos que no sabían a quién acudir.

Ciertamente, en las anteriores reuniones del CELAM, las Iglesias de América Latina hicieron una opción preferencial por los pobres, que dio lugar a la Teología de la Liberación, acompañada de unas prácticas pastorales adaptadas a ponerla en marcha.

Sin embargo, Roma y su Cardenal Prefecto para la Doctrina de la Fe, Joseph Ratzinger, no hicieron más que rectificar, corregir y paralizar hasta la extenuación todas aquellas orientaciones nacidas de Medellín y de Puebla. Año tras año, los nuevos obispos nombrados por Juan Pablo II, le dieron otra orientación e interpretación diferente al sueño de las Conferencias del CELAM y de la preocupación por los pobres.

Los obispos del Brasil y los nuevos curas ordenados están más preocupados por la institución eclesial que por la situación de su pueblo, favoreciendo así una vuelta clara al clericalismo y a la vida intra-eclesial.

Este cambio de tendencia en la Iglesia de América Latina se aleja sobremanera de los postulados de Medellín y de Puebla que apostaron en su tarea pastoral y de evangelización por vivir con los pobres y por estar de su lado. Actualmente, la Iglesia invierte más en sí misma, en sus bienes y en los suyos que en los de fuera, que son los que se están marchando.

Lo que vaya a pasar en Aparecida es un misterio, sobre todo sabiendo que quien viene a inaugurar esta Vª Conferencia es el antiguo Cardenal Ratzinger, aquel que dejó enterrada y bien enterrada en tiempos de su antecesor, Juan Pablo II, la Teología de la Liberación.

No sé por qué en el discurso que leyó ante los obispos de Brasil les pidió cuentas de todo este alejamiento de los pobres del seno de la Iglesia. Quizás sólo él tenga la respuesta y ahora ya sea demasiado tarde.

Para Benedicto XVI, en su mensaje a los obispos del Brasil, la principal causa de la huida de católicos hacia las Iglesias evangélicas está en el error de centrar la evangelización, exclusivamente, en Cristo y en la Iglesia. El Papa pidió a los obispos, para paliar este abandono continuo de tantos católicos, que envíen misioneros, laicos y religiosos para que vayan a vivir allí donde se encuentran los pobres, porque “los pobres deben sentir que la Iglesia está cerca de ellos”. Les pidió que defendieran sus derechos y trabajasen con ellos para construir una nueva sociedad basada en la justicia y en la paz.

Sólo espero que en Aparecida el Espíritu vuelva a soplar para levantar los corazones enfermos y adormecidos y resucitar las energías por una sincera y valiente opción prioritaria por los desheredados de la tierra.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris