Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

¿Aznar un ácrata?

Pascual Mogica
Pascual Mogica
miércoles, 16 de mayo de 2007, 22:10 h (CET)
A raíz de la publicación, hace unos pocos días, de mi comentario titulado “El tarambana de Aznar”, son varias las réplicas que han llegado a mi blog y varios los escritos de otros publicados en la prensa, en los que afirman que las palabras de Aznar en la Academia del Vino de Valladolid son perfectamente coherentes y que ponen de manifiesto que Aznar, rechaza el intervencionismo estatal, dicen unos, y que se rebela contra las imposiciones del Estado, dicen otros.

A ver si al final va a resultar que estamos tratando injustamente a José María Aznar, cuando lo que este viene a demostrar es que toda su actividad y todos sus pronunciamientos políticos se enmarcan dentro de una ideología ácrata-contestataria-franquista-falangista-conservadora-de centro derecha reformista y de extrema derecha que además, y que según dijo el que fuera ex portavoz de su Gobierno, el rico Miguel Ángel Rodríguez, al que Aznar echó a la calle por meterse con Jordi Pujol, Aznar estaba haciendo una política de izquierdas, cuando la realidad es que posiblemente nos hallemos ante un “todo terreno” político. Su actitud, que todos consideramos como nostalgias del franquismo al criticar y no votar la Constitución Española, se debe a su tendencia anarquista, que ante lo del vino ha dicho ¡ya está bien!, ¡no aguanto más imposiciones!, y de ahí viene su rechazo al establecimiento de cualquier norma que “someta” a la persona y le prive de su libre albedrío.

No, Aznar no es como los demás lo pintan. Aznar se pinta solo.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris