Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

La importancia de tener una hipoteca

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
martes, 15 de mayo de 2007, 21:56 h (CET)
Ayer se localizó en Roses (Gerona) el cuerpo de una mujer sin identificar que murió en su casa hace seis años, por causas naturales, y cuyo cadáver incluso llegó a momificarse por el aire salado y la cercanía del edificio al mar. Durante este tiempo nadie echó de menos a la mujer, que ahora tendría 60 años, ni los vecinos de la zona turística ni su propia familia.

El hallazgo se produjo gracias a la feliz humanidad del banco, que puso el piso a subasta al comprobar que la mujer no pagaba los recibos de su hipoteca. El nuevo propietario, que no visitó la vivienda antes de comprarla, acudió a comprobar su estado al declararse un incendio en la zona hace pocos días.

Podemos dar las gracias primero al banco, por embargar la vivienda y facilitar su venta a bajo precio –imaginen a qué precio, para que el comprador no tenga un ápice de interés en vistarla-, y en segundo lugar a Jordi Giró, el actual dueño, por descubrir el cadáver y la fallecida mujer pueda descansar por fin en paz.

Esta noticia me ha hecho ver lo importante que es tener una hipoteca, y ver el lado positivo de llegar a los 60 años pagando todavía un piso. De no ser así, probablemente el cuerpo de la mujer momificada hubiera seguido ahí, sin importarle a nadie.

Por otra parte, el suceso se produce justo el día de la inauguración de la feria Construmat de Barcelona. Tal evento no podía estar exento de polémica, y en esta ocasión ha sido la propia Generalitat la que ha decidido tratar de concienciar de los accidentes laborales a los constructores. Lo ha hecho colocando dos grandes fotos en los andenes de la estación de metro más cercana a la feria, la Plaza España, y muestran un depósito con los nichos abiertos y una ficha que identifica y cita la causa de la muerte de las víctimas.

En definitiva, que mientras unos se matan a trabajar para conseguir una hipoteca, otros se mueren literalmente mientras construyen los pisos de futuros propietarios que, en algunos casos, también se mueren tratando de pagar los recibos. Menuda paradoja.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris