Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Debate sin emoción

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
domingo, 13 de mayo de 2007, 21:22 h (CET)
Dentro de la corrección, respeto y educación de los tres representantes políticos y candidatos a la alcaldía madrileña en un debate de altura, como se merecen los ciudadanos madrileños, no exento, en algún momento, de golpes bajos al adversario, la confrontación televisiva de la noche del jueves (10/5) resultó, desigual y bastante desequilibrada. La impresión del ciudadano medio es que el duelo dialéctico no fue de uno contra uno en las intervenciones- por otra parte, bien medidas y justas a cargo del moderador- sino un duelo de dos contra uno. Es decir, el señor Gallardón tuvo que batirse y hacer frente a dos adversarios políticos, dispuestos a su unión mutua para hacer mella en él y desbancarle de la alcaldía.

Pero hubo algo más. El empleo de las armas de los contrincantes en este debate fue a todas luces desequilibrado. Permítanme un ejemplo tomado de las películas del Oeste americano, donde tanto abundan los duelos. Nunca se ha visto un duelo de dos contra uno. Pero, si uno viene armado con un tirador de chinas (IU); el otro(PSOE) con un rifle viejo y oxidado y el tercero (PP) con una moderna ametralladora, allí faltó lo principal, la emoción por el resultado. El señor Pérez imposible de hacer mella ni daño. El señor Sebastián, sin puntería y munición adecuada y el señor Gallardón apabullando con su metralleta dejó a la primera fuera de combate a sus contrincantes. En fin, tal vez en la próxima confrontación, dentro de otros 4 años, el debate será mucho más emocionante.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris