Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La razón del niño

Francisco Arias Solís
Redacción
domingo, 13 de mayo de 2007, 21:22 h (CET)
“Canto y cuento es la poesía,
se canta una viva historia
contando su melodía.”


Antonio Machado

El niño no puede empezar a aprender las letras del alfabeto, no puede empezar a leer y escribir hasta que no empieza a tener eso que se llama uso de razón. No es que el niño no tenga razón antes de usarla -no se puede usar lo que no se tiene- es que tienen una razón intacta, una razón pura. La razón del niño es una razón puramente espiritual: poética. El niño aún antes de vocalizar su pensamiento y cuando lo empieza a vocalizar grita. Y empieza a entender de viva voz el nuestro, mucho antes de usar, de utilizar, su razón pura: de impurificarla.

¿Y qué hace el niño con su razón, si no la usa, si no la utiliza? ¿Que qué hace? Pues lo que hace con todo: jugar. Juega.

El pensamiento es todavía en el niño, mientras es niño, un estado de juego. Y el estado de juego es, siempre, en el niño, un estado de gracia.

Si el niño juega porque es niño o es niño porque juega, pensar es para el niño, jugar, poner en juego, graciosamente, las imágenes de su pensamiento: las cosas; poner que es lo que hacen los niños todas las cosas en juego. Toda razón poética o razón puramente espiritual, es una razón que pone, infantilmente, todas las cosas en juego, pero en juego también puro, de racionalidad intacta.

Los pueblos, como los niños, piensan y creen simultáneamente, jugando: porque su nacionalidad es pura o poética, es decir, divina.

La razón pone todas las cosas en juego de palabras. Las palabras son cosas de juego. Poner en poesía las palabras es sencillamente ponerlas en juego, como hace el niño o el pueblo. Por eso, el estado poético es un estado de añoranza infantil o popular: una añoranza paradisíaca del estado del hombre puro. El poeta añora la infancia, la inocencia, es lo que Nicolás de Cusa denominaba una ignorancia docta, una ignorancia doctrinal y así escribió su tratado “De docta ignorancia”, que es una perfecta doctrinal matemática del analfabetismo.

Por orden alfabético no se puede formar la palabra, la palabra viva: porque la vida es por la palabra, pero no la palabra por la vida, como la verdad es por la palabra, y no al contrario.

Un gran maestro del pensamiento puro, don Miguel de Unamuno, dijo que en Andalucía es donde se habla mejor el castellano de toda España. Y es porque el lenguaje popular andaluz es todavía el más puro, el más poético. Por eso el lenguaje popular andaluz es precisamente el más verdadero o verdaderamente el más preciso. En la profunda sombra del cante “hondo” luce de un modo incomprensible la precisión de la verdad; como en la poesía más pura: la verdad que refleja, o en la que resuena -por la palabra, por la voz, por el grito- esa divina espiritualidad popular o infantil de Andalucía. Y es que el cante andaluz está en la palabra, no en la música: como lo está toda poesía, que es por definición de Carlyle cante hondo, pensamiento profundizado hasta el canto.

Cuando el pueblo canta o cuenta lo que se figura, que es lo que simultáneamente piensa y cree, lo hace divinamente. Las cosas que se hacen divinamente son siempre cosas poéticas. Lo que sustenta el juego espiritual del pensamiento es la poesía.

El pensamiento puro y creador de los pueblos es lo que los pueblos tienen de niños, de infancia permanente. Y más en España, donde la historia de la cultura española en sus valores más puros, está formado en el pueblo español, en el espíritu creador de un pueblo: su poesía y su pensamiento. Y es que, como dijo el poeta: “Todo lo que es vida es sueño. / Y lo que es sueño lo es / porque ante fue pensamiento”.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris