Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Crítica literaria   -   Sección:   Libros

'El pez que aprendió a caminar', de Claudia Ulloa Donoso

Gabriel Ruiz-Ortega
Gabriel Ruiz-Ortega
jueves, 1 de noviembre de 2007, 07:50 h (CET)
Los relatos del primer libro de la peruana Claudia Ulloa Donoso (Lima, 1979) juegan al desconcierto, tanto en el plano formal como de tópico notamos un espíritu que se refocila en la actitud de retratar los hechos más cotidianos posibles, pero contados desde una mirada aguda que se desplaza en una variopinta gama de recursos que se alimentan del humor negro, la ironía y el desenfado. Dicho así, como que puede sonar a cierto facilismo expresivo, tan caro este en no pocos libros de noveles narradores españoles y latinoamericanos, pero ¿qué es lo que hace especial a este libro?, pues su densidad y su estructura, las cuales hacen que este proyecto narrativo vaya más allá de ciertas normas afincadas en los decálogos clásicos del género breve, y que tan de moda están hoy en día el quebrarlos, teniendo, claro que sí, una diversidad de resultados, pero en el caso de El pez que aprendió a caminar los resultados son más que estimables.

Una de las características que tienen que tomarse en cuenta es esa inclinación por desenhebrar los detalles, pareciera que cada cuento hubiera sido concebido no bajo un gran concepto, sino desde la anécdota, la cual sirve para orientar el carácter testimonial que supura en cada página del libro. Al referirme a testimonial no me refiero a la confesión como base literaria, sino al posible espíritu documental que tiene El pez...., y esto es reforzado por la prosa poética que antecede a cada relato, como señal de un contrapunto que alcanza la irregularidad entre la dicotomía subjetivo/objetivo; irregularidad marcada por el espíritu de la ambición, no del defecto.

Y como todo libro siempre es sometido al aliento de la especulación, podría decir que en este yace la influencia de quien quizá sea el mejor exponente en cuento en los últimos treinta años, o sea, Raymond Carver. Ligadura percibida por la indagación en el detalle acabado de señalar, teniendo una deuda casi nula o poco rastreable con la tradición literaria peruana. Acotemos que Ulloa Donoso hace gala de un manejo envidiable del ritmo narrativo puesto que cuando se retratan o ficcionalizan los “pequeños sucesos”, estos no cuajan si es que el ritmo no es constante, y es doblemente meritorio cuando la agilidad del ritmo viene muy emparejado a la densidad del lenguaje, puesto que agilidad no es lo mismo que rapidez, al menos no en narrativa.

El pez que aprendió a caminar es un patente ejemplo de los juegos formales que trajo la posmodernidad, si bien estamos ante un libro de relatos, una mirada más acuciosa también podría darle una lectura lírica, lúdica y onírica; empero, este texto puede correr el riesgo de quedar como único y referencial en la futura obra de Ulloa Donoso ya que los lazos referenciales para con este parecen dar la impresión que serán muy fuertes, lo cual pueda que lleve a la autora por dos posibles vetas: la repetición con la experimentación formal o el cambio radical por la estructura del relato clásico.

Lo que me queda claro es que Claudia Ulloa Donoso exhibe un verdadero talento para la escritura, no solo de prosa, sino también por la poesía, y como escritora tiene las armas básicas para cimentar un mundo propio que tanteará las aguas de la sugerencia temática, no por nada está considerada como una de las mejores escritoras peruanas jóvenes hoy en día.

Noticias relacionadas

La muerte

Un microrelato de Esther Videgain

"Creemos que lo sabemos todo de todos y no conocemos nada de nadie"

Entrevista al escritor Miguel Ángel Hernández

Cómo combatir y prevenir el acoso infantil

Una obra fundamental para aprender a detectar el bullying y empezar a combatirlo

"Este libro es mi aporte fruto de mi compromiso con los venezolanos"

Entrevista a ​Álvaro de Lamadrid

Kolima publica "El sueño de Mimi", un cuento para iniciarse en el mundo del mindfulness

Inspirado en el “Camino de Samantha” una enseñanza fundamental budista
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris