Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

De cómo se falta a la verdad en público

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 13 de mayo de 2007, 21:22 h (CET)
Bueno señores, no sé que decirles, pero hay días en los que uno no sabe por donde empezar y es que los temas se acumulan, se amontonan y, por si fuera poco ¡a cada cual más pintoresco!, lo que produce, si se quieren abarcar todos, un efecto verdaderamente estresante. No queda otro remedio que centrarse e intentar escoger uno que, por su especial interés o por el impacto que me ha producido, me parezca el más interesante.

Es por ello que, hoy, no puedo menos que hacer especial referencia a la desfachatez con la que, este gobierno que padecemos, se olvida de que su obligación es informar verazmente a la ciudadanía y no, haciendo uso del más innoble, rastrero y torticero “talante” partidista, dar la información tergiversada, según convenga a sus fines electoralistas. Si en alguna ocasión hemos criticado a la parte femenina del gobierno que, con tanto empeño, se ha dedicado a desprestigiar la ley de igualdad de sexos; creo que el ejemplo que nos han dado, en estos últimos días (primeros de campaña, no lo olviden), algunas de las ministras del PSOE, ha sido lo suficientemente paladino para reafirmarnos en el convencimiento del error que cometió su partido al elegirlas para el cargo. No logro entender como los socialistas de buena fe, los que siguen las pautas de Besteiro, pueden contemplar impasibles las triquiñuelas que utilizan sus correligionarios para saltarse a la torera el juego limpio, la justicia y el respeto a la inteligencia de los españoles; con tal de intentar perpetuarse en el chollo en el que están instalados.

Y es que, señores, no tengo más remedio que decirlo: a nuestras ministras les puede su faceta hortera. Creo que, a un ministro del Gobierno, lo menos que se le puede pedir es que sepa comportarse en público con corrección; que sea capaz de medir sus palabras (ojo, no digo que no puedan ser duras) y que tenga la cintura política precisa para que, sin faltar ni desmelenarse, sepa dar la réplica a los ataques del adversario político. Nada de esto podemos encontrar en la actitud más bien barriobajera de la señora Magdalena Álvarez, ministra de Fomento – me pregunto: ¿qué es lo que fomentará esta señora?, ¿acaso las malas maneras?, ¿acaso la incompetencia más palpable? o ¿acaso, la impotencia por no tener argumentos para replicar a las acusaciones que se le hacen? – Una frase de la enjundia de la pronunciada por la ministra en el Congreso, cuando refiriéndose a la señora Aguirre – ¡ésta si que es un ejemplo de competencia, educación y señorío! –, espetó aquello de: que donde debería estar doña Esperanza era tumbada en la vía o colgada de la caternaria. Un dechado de finura comparable, sin duda, a las “lindezas” con las que se solían despachar las vendedoras de pescado en las trifulcas que se solían organizar en los antigüos mercados de abastos.

Lo malo es que nos les basta con no saber comportarse, sino que se ven precisadas a acudir a la tergiversación de los hechos, (como hizo la ministra) para intendar vender el fracaso como si se tratara de un éxito. Si no me creen, basta que observaran lo que dijo la señora de la Vogue, nuestra Vicepresidenta, en el Parlamento, cuando se invento un auto del TC hecho a la medida, aunque para ello tuviera que añadir un párrafo que había sido anulado por el propio Alto Tribunal. Pero, claro, a la señora le convenía el arreglo porque así podía alardear de que el TC abundaba en la misma opinión que el Gobierno. Ella, tan mona y acicalada (no alicatada), no tuvo empacho en mentir, a sabiendas de que lo hacía, y en arremeter como una arpía contra el pobre señor Acebes a quien, por cierto, le une una relación “entrañable”. ¡A eso se le llama tomar el pelo a los ciudadanos, querida señora De la Vega!; a eso se le llama jugar sucio, señora De la Vega y a eso se le llama tener jeta, señora De la Vega. Claro, para ustedes los socialistas, todo vale con tal de tirar inmundicias contra el PP; a ustedes no les importa negar lo evidente, como en el caso de la corrupción de Ibiza o sus mangoneos para hacerse con el control de BBVA o la intervención solapada en la Opa de Enel o las actuaciones de su fiel servidor, Conde Pumpido, ordenando que se le retiraran los cargos a Otegui; que no se recurrieran ante el Supremo más que unas determinadas listas de ANV( pero no las más importantes para ellos ni las que tenían posibilidades de ganar ), permitiendo que el resto se pudieran presentar a las elecciones; y, escandalizando a la ciudadanía, con el trato de favor dispensado al etarra De Juana Chaos, el enfermo imaginario que goza de una excelente salud.

Con el señor Polanco y su imperio mediático que se ocupa, junto con el señor Gabilondo (otro que tal), a sembrar de falsedades (esto si son falsedades señor Zapatero) todo el ámbito del territorio nacional, tienen asegurada la jugada. Sale el señor Zapatero en el Congreso y, en vez de contestar a las preguntas que se le hacen, se va por los cerros de Úbeda y dice cosas tan peregrinas como “ falso de toda falsedad “, ¿Cómo se digiere esto señor Zapatero? Ni una sola vez le hemos visto contestar a lo que se le preguntaba y es que o no sabe o no puede o se avergüenza de hacerlo.

Y, mientras tanto, cada día se conocen nombres de etarras que aparecen en las listas de ANV. Sujetos como Bonifacio Badillo Rubio, candidato de HB en 1999 y padre de Ikus Badillo, portador de la llamada “caravana de la muerte”; José Félix Pedrosa, hermano de Maite Pedrosa, integrante del comando que asesinó al concejal del PP, A. Jiménez Becerril; Iñigo Larizgoitía de HB y otros muchos, están incluidos en ellas y, no obstante, para Conde Pumpido, ¡esto no significa que Batasuna esté detrás de todo el tinglado! ¿Qué más necesitará para convencerse? Él utiliza el mismo recurso que usó en el caso del PCTV, o sea, decir que “más tarde”, que “cuando se compruebe”, etc., entonces actuará. Sabe muy bien que ya será tarde, pero así sale del paso. Le ocurre como a Vellido Dolfos, hijo de Dolfos Vellido, ni quita ni pone rey pero ayuda a su señor. ¡Vale, pues!, lo dicho: ¡Viva la ley, viva la Justicia y viva el fair play!

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris