Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Españoles que los sois, tomar ejemplo del Getafe

Marino Iglesias Pidal
Redacción
sábado, 12 de mayo de 2007, 22:21 h (CET)
España no debiera estar gobernada por un partido cuyo presidente se declara forofo del equipo abanderado de un separatismo que busca todas las formas posibles de menospreciar a aquellos que no comparten sus ideas, aun de sus propios coterráneos.

Dad un primer paso, quizá el más importante: España una. Y seguid caminando en la misma dirección. No aceptéis la humillación de ser tratados como extranjeros indeseables en vuestro propio país. Cada cual que hable con su cada cual como le dé la gana, pero, cada libro de texto, cada documento de la índole que sea, cada indicación vial, cada palabra dirigida a los españoles ha de ser dicha o escrita en español.

Hay que proponerse una España justa. Hay que convertir la justicia en referente de cada uno de nuestros actos. Un país sin justicia, España, es un país para el disfrute de políticos termita, asesinos, ladrones, terroristas, malandros e indeseables de toda ralea. Metas como la de limpiar toda esta miasma no se consiguen con tres minutos de silencio a la puerta de un ayuntamiento, o paseando cien metros con las manitas en alto pintadas o no de blanco. ¿Cuántas mujeres habéis librado de morir atrozmente asesinadas a manos de engendros aberrantes paseándoos con cándidos cartelitos de: NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA y similares? ¿Cómo pagan aquí los delincuentes? ¿Qué pasa con los jueces que dictan condenas a todas luces disparatadas en perjuicio de inocentes víctimas?

Los de la limpieza, para defender vuestro culo, no os limitáis a no recoger la basura, ponéis un gran empeño en desparramarla para que la mierda nos llegue a todos. Los de fábricas y astilleros no van a la huelga para pasear pancartitas reivindicativas, no, “ellos tienen el derecho” de ir destruyendo y quemando todo lo que encuentren a su paso para que lo paguemos todos. Así es como se entiende la justicia en este país: Después de mí, lo demás purriela.

Si con la misma fuerza - pero con distintos métodos, no se puede exigir justicia de forma injusta - que se exigen los derechos propios se exigieran los derechos de los demás y condenas justas para quienes los violan, otro gallo cantaría.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris