Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La presidencia de la OSCE podrá tener su sede en Asia

Dosym Satpáev
Redacción
sábado, 12 de mayo de 2007, 22:30 h (CET)
Las ambiciones de Kazajstán a sacudirse la imagen poco decorosa de Estado centroasático no tienen límite.

A principios de 2003 suscitó el asombro general la presentación por la república de su candidatura para el cargo de presidente de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa en 2009 que fue apoyada de inmediato por los socios más allegados de Kazajstán en la Comunidad Económica Euroasiática, y Rusia en primer lugar.

Por otro lado, la solicitud de Kazajstán puso en situación embarazosa a un apreciable número de Estados europeos que, por un lado, quieren conservar los principios democráticos de la OSCE, y, por el otro, procuran no alterar las relaciones con esta república centroasiática importante desde el punto de vista energético.

En realidad, desde el principio mismo la iniciativa kazaja fue interpretada de manera distinta por la comunidad internacional. Habiendo sido respaldado por la mayoría de los Estados postsoviéticos, Kazajstán tropezó con la oposición de algunos países europeos, entre ellos, la Gran Bretaña. Washington acoge esa idea desde una óptica ambigua. Pero algunos miembros de la OSCE que figuran entre los incrédulos, se muestran recelosos respecto a esas potencias.

Como resultado, la tentativa de Kazajstán de obtener el derecho a presidir ese organismo internacional en 2009 no fue muy acertada. Entonces las manifestaciones en “pro” y “contra” de la candidatura de Kazajstán no resultaron inesperadas. Parte de la OSCE afirmaba que la presidencia podría impulsar las reformas en Kazajstán debido a la responsabilidad que este cargo presupone para las autoridades del país. La otra afirmaba que Kazajstán no reúne aún los requisitos necesarios para asumir la presidencia y hay que esperar hasta que el país corresponda en mayor medida a los estándares de la OSCE. En particular, a esa postura se atenía EEUU habiendo propuesto a Kazajstán posponer su solicitud para 2011. Tradicionalmente, Alemania, Rusia y la mayoría de Estados postsoviéticos constituyeron la vanguardia de quienes respaldaron la iniciativa kazaja. Inesperadamente en apoyo de Kazajstán se manifestó el presidente de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE, Goran Lennmarker, lo que alentó a la república a emprender un segundo intento.

A últimos de noviembre próximo la candidatura kazaja será examinada por segunda vez. En vista de ello, la república no escatima esfuerzos en aumentar sus probabilidades de obtener el definitivo visto bueno. Lo testimonia también la intervención en Viena del Ministro de Exteriores de Kazajstán, Marat Tazhin, en la reunión especial del Consejo Permanente de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, en que expuso la visión kazaja de las perspectivas de desarrollo de la Organización y las cuestiones relativas a promulgar la solicitud de nuestro país de aceptar su candidatura a la presidencia de la OSCE en 2009.

De ser examinado atentamente el texto de la intervención de Marat Tazhin, éste es casi similar a las tesis expuestas por el presidente de Kazajstán, Nursultán Nazarbáiev, en la reunión de dos días de la OSCE sobre los temas relativos a la tolerancia y el entendimiento intercultural, interregional e interétnico. En opinión del mandatario kazajo, la OSCE necesita reformas e inyecciones de “sangre fresca”. En su discurso, el ministro de Exteriores kazajo ya formuló el interrogante concreto: “¿Será capaz la OSCE de reestructurarse para convertirse en nueva plataforma de diálogo de iguales uniendo los espacios noratlántico y euroasiático; en resumidas cuentas, conservar su misión sin precedentes en una dimensión nueva?” A este respecto, Kazajstán podría desempeñar el papel de puente entre el Occidente y el Oriente como líder económico, garante de la seguridad en el área. Además, Kazajstán está dispuesto a asumir el papel de intermediario para establecer relaciones de partenariado más estrechas entre la OSCE, la Organización de Cooperación de Shanghai, la Conferencia para Interacción y Medidas de Construcción de Confianza en Asia, la Comunidad Económica Euroasiática y otras estructuras regionales que funcionan en el espacio postsoviético. Esta oferta puede ser muy atractiva teniendo en cuenta el descenso de la influencia y popularidad de la OSCE en el territorio de la antigua URSS, donde ya tiene competidores en persona de otras estructuras regionales.

Otro as de triunfo de la república que esgrimen los titulares kazajos es la estabilidad interétnica e interconfesional. Marat Tazhin declaró: “La experiencia atesorada por Kazajstán como Estado que realiza con éxito la política de concordia interétnica e interreligiosa, plasmando en hechos los principios de la sociedad tolerante, sirve de ejemplo para otros países del orbe y podría ser útil. Como presidente de la OSCE, Kazajstán quisiera concentrarse en las cuestiones relativas a la estabilidad y seguridad, al reforzamiento de la tolerancia y no la discriminación, y en los esfuerzos por reducir el terrorismo internacional”.

Otra cosa es que al ocupar el puesto de presidente de la OSCE en 2009 o más tarde, en 2011, según propone EEUU, Kazajstán podrá elevar su estatus internacional y presentarse como importante figura a escala regional que merece respeto. Pero esto equivale a la espada de dos filos. Pues, el cargo de presidente de esta organización internacional presupone no sólo honor y respeto, sino que impone también serias obligaciones. Si estas obligaciones no se cumplen, será imposible evitar escándalo internacional y deshonra. Para Kazajstán es un problema plenamente real, ya que, en opinión de algunos expertos extranjeros, incluso de ser elegido presidente de la OSCE en 2009, Kazajstán tendrá un plazo de prueba, durante el cual será detenidamente observado cuanto sucede en el país, especialmente en el ámbito político. A este respecto, es de reconocer que la concesión del cargo de presidente de la OSCE a un país centroasiático estimulará fuertemente a las élites políticas y también se convertirá en símbolo del movimiento de los Estados de la región hacia una mayor liberalización y apertura de sus respectivos sistemas políticos y económicos.

En lo que respecta a la OSCE, el posible respaldo de la candidatura de Kazajstán significará que esa organización quisiera demostrar a los demás Estados postsoviéticos que está abierta a la cooperación. Y, además, les brinda la posibilidad de determinar la estrategia de su desarrollo, criticada con frecuencia tanto por Rusia como por Kazajstán. Actualmente, la OSCE tiene la probabilidad de acercar no sólo a Kazajstán, sino también a otros países centroasiáticos a los estándares democráticos internacionales, ya que es difícil llamarlos a realizar reformas democráticas considerándolos como outsider y participantes políticos deficientes del proceso negociador internacional. En lo que respecta al principal adversario de la solicitud kazaja: EEUU, Kazajstán tiene tiempo para hacer cambiar de opinión a la Casa Blanca, a lo que se dedica, según todos los indicios, Marat Tazhin durante su visita oficial a EEUU iniciada esta semana.

____________________

Dosym Satpáev, miembro del Consejo de Expertos de RIA Novosti.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris