Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La parte por el todo   -   Sección:   Opinión

Ciudadanos de segunda

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
sábado, 12 de mayo de 2007, 22:21 h (CET)
Las primeras palabras que escuché ayer al salir de casa a eso de las siete de la mañana, fueron las del boletín horario de una emisora de radio. En él se comentaba, con tono indignado, el comentario de Gregorio Salvador sobre las comunidades autónomas con cooficialidad de lenguas.

En primer lugar, no es cierto que en las escuelas catalanas -no conozco la situación en otras comunidades- no se enseñe la lengua española. Que la lengua vehicular de la enseñanza en todas las otras materias sea el catalán, tiene una explicación sencilla desde mi punto de vista.

Es fácil comprobar la cantidad de castellanoparlantes residentes en Cataluña. Es una cifra elevadísima. Hay infinidad de localidades catalanas en las que es más habitual encontrarse con situaciones comunicativas en lengua castellana que en lengua catalana.

Aun así, la ley ampara la existencia de una convivencia en cuanto al carácter oficial de ambas lenguas en estas tierras. Esto supone la existencia de ambas lenguas en el mismo territorio, y el dominio de una sobre otra en una faceta social es contrarrestado por el impulso institucional de la lengua débil en otra.

Llamémosle proteccionismo lingüístico, si se quiere. Resulta una expresión de lo más acertada, pues no es más que la intervención del Estado -o del ejecutor de las competencias delegadas- en el libre acontecer, con la intención de favorecer una situación que por la inercia social sería inviable.

Más aún, aunque se crea que el estado actual es mucho peor que la época de la dictadura franquista en lo que respecta a represión a una u otra lengua; aunque se esté convencido de ello, no puede negarse que cuarenta años de persecución del catalán influyen considerablemente en los conocimientos de esta lengua en la población.

¿Debemos volver la vista al intento de eliminar todo rastro de lengua catalana durante el franquismo y el enorme influjo que ello ha tenido en los usos lingüísticos posteriores dentro de esta comunidad autónoma?

Desde aquí, parece que con estas declaraciones recurrentes, con la emisión del famoso documental de Telemadrid, lo que se nos pide es que sigamos el ejemplo de aquél y hablemos catalán en la intimidad (por cierto, así sobrevivió la lengua entre el treinta y nueve y el setenta y cinco).

La función de la Generalitat en este sentido es llevar el uso de la lengua catalana al ámbito público, y proteger y asegurar esa presencia como parte del patrimonio cultural de Cataluña.

Bien, es cierto, no hay cuatrocientos millones de catalanoparlantes en el mundo. También es cierto que nada puede hacerse con quien piensa que la dignidad de una lengua puede medirse por el número de sus practicantes.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris