Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Un lapsus inoportuno

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 11 de mayo de 2007, 22:15 h (CET)
Debo confesar que cuando veo al señor Rubalcaba carcajearse me entran temblores en las piernas. Y cuando quien se me presenta ante la vista es al señor Rubalcaba riéndose a mandíbula batiente con su Majestad el Rey los temblores se me extienden a todo el cuerpo. Pero es que cuando, al poco tiempo de que eso ocurra, oigo a nuestra más alta representación institucional, al Rey de todos los españoles, hacerse eco (me imagino que inconscientemente) de las teorías de los socialistas sobre el llamado proceso de paz con la ETA es que el temblequeo se trasmuta en asombro. Que el Rasputín socialista actúe siguiendo los pasos de su modelo ruso me causa verdadera repugnancia, pero que además haya intentado introducir en la casa real sus maldades ya es harina de otro costal.

Puede que yo lo haya entendido mal; acepto que mis ojos hayan confundido los vocablos y hasta estaría dispuesto a reconocer que lo que he leido sólo ha sido un sueño, pero, sea lo que fuere, me ha parecido entender en esta frase de su majestad algo así como” si se consiguen, se consiguen” hablando de los procesos como los del Ulster o el de ETA. Acepto que, más tarde (tarde para enmendallo) ha querido suavizar lo dicho admitiendo que “entre uno y otro proceso no hay paralelismo alguno”. ¡Por supuesto que no lo hay! Allí se estaban matando entre dos partidos antagónicos, protestantes y católicos, y cada uno de ellos ya sabía a lo que se exponía y por ello estaba prevenido y armado para repeler a su contrario, o sea, que era una guerra declarada entre las dos facciones. En España las víctimas de ETA no pertenecen a otra banda rival, sino que son ciudadanos inocentes que tuvieron la desgracia de que les tocara en la ruleta de la muerte ¡casi mil personas masacradas ignominiosamente por los terroristas de la ETA! Los mismos que ahora, sin pedir perdón, sin haber entregado las armas y con la altanería y provocación propia de un vencedor, le están dictando al gobierno entreguista del señor Zapatero los pasos que debe llevar a cabo para entregarles el País Vasco y Navarra. Que quieren que les diga, no creo que haya muchos motivos de regocijo ni de risas, más bien lo habría para rasgarse las vestiduras y ponerse a llorar, si es que en nuestro actual Gobierno quedase una mínima pizca de vergüenza. Pero no la hay.

No es admisible que una frase inoportuna pueda dar a entender a los españoles que todos los procedimientos son válidos con tal de deshacerse de la “murga” que suponen los etarras de Batasuna y ETA. No se puede despreciar a las familias de las víctimas del terrorismo dando por supuesto que su sacrificio fue en balde y que los fines justifican los medios cuando se trata de negociar una paz con los criminales.

Estamos ante unas elecciones importantes. Todavía no se ha abierto la campaña para que cada partido pueda dar a conocer sus propuestas; todavía no se sabe cuántas candidaturas camufladas de ETA podrán presentarse –aunque sí se sabe que en las principales poblaciones donde los etarras tienen posibilidades de sacar más votos como Mondragón etc. y, en Pamplona, para concurrir al municipio, no han sido recurridas por la fiscalía ni la abogacía del Estado,aunque en todas ellas hay incrustados etarras históricos de todos conocidos –; todavía está por ver hasta donde llegan los acuerdos secretos entre Gobierno y ETA, pero haberlos haylos, de esto ya no nos cabe la menor duda. En estas circunstancias no parece oportuno, ni apropiado, ni tampoco recomendable que se pueda dar la sensación, aunque sea remota, de que se está apoyando a uno de los partidos en liza, desautorizando las tésis del otro. No debemos desconocer que existe una Ley de Partidos, de la que se ha prescindido por el PSOE, que ha sido vulnerada; no debemos perder de vista que el PP ha sido burdamente marginado para apartarlo de la arena política y, tampoco, debemos olvidarnos de que se han producido durante los últimos meses vulneraciones flagrantes del Estado de Derecho que han dado lugar a que la ciudadanía se escandalizara y perdiera la fe en la Justicia.

En cualquier caso, tengo la sensación de que estamos navegando en un mar de aguas turbulentas donde España se juega su unidad, como se demuestra en los casos del País Vasco y Catalunya, y que cualquier signo de vacilación, cualquier señal de flaqueza o debilidad puede facilmente ser interpretada por los que buscan la desmembración de España como un espaldarazo a sus aspiraciones. No sabemos muy bien si estos a los que, aparentemente, se les favorece sean, precisamente, los que en sus proyectos a largo plazo tengan como una prioridad la permanencia del sistema monárquico; tampoco tenemos muy claro que en una España federal, como parece que pretende el señor Zapatero, existiría un espacio para la institución monárquica y, si se nos apura mucho, no creo que sea una buena táctica tirar piedras sobre el propio tejado siendo los conservadores quienes siempre han apoyado a aquella institución y los comunistas y socialistas los que se ocuparon de derribarla.

Quiero creer que sólo se ha tratado de un lapsus y como tal hay que considerarlo, por lo que estimo que no estaría de más que saliera una nota aclaratoria, lo antes posible, para que la bola, en este caso el bulo, no vaya adquiriendo más trascendencia. Asi lo espero por el bien de España.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris