Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Cuando el Gobierno nos toma el pelo

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
miércoles, 9 de mayo de 2007, 23:19 h (CET)
Lo malo de ser gobernante es que uno se acostumbra a mandar, cree que todo lo hace bien y no admite las críticas de los demás, no ya digo las de la oposición, sino las de la sociedad. Los gobiernos, todos, los gobernantes, todos, se creen dotados de una gracia suprema que les impide cometer errores. Ése y no otro es uno de los graves fallos de los gobernantes, creerse perfectos, dueños absolutos de la verdad.

Jamás pudo Felipe González creer a los que acusaban de corrupción a sus subordinados. Por muchos datos que se acumulaban contra “Mihenmano” y contra Luís Roldán, González siempre creyó que se trataba de una confabulación contra él, patrañas inventadas por la oposición con tal de arrebatarle el poder que tan legítimamente le pertenecía. Recordemos que aquello no fue cosa de un día o una semana. No, convenientemente agitado el asunto por los medios de comunicación adecuados, González vivió una muy larga y desesperada lucha por convencerse de que bajo su mandato eran imposibles aquellas descabelladas ideas de las que le acusaba la maldita oposición. Al final todo quedó muy clarito y hasta se les escapó Roldán, lo que supuso la dimisión del ministro de interior, Antonio Asunción, el Breve. Haciéndose el remolón y el incrédulo González sólo consiguió retrasar su inevitable agonía, cayendo con ello menos noblemente de lo que lo hubiera hecho si se hubiera atrevido a coger el toro por los cuernos. González menospreció a su pueblo y salió trasquilado.

A Aznar le pasó tres cuartos de lo mismo. Importándole un comino lo que los demás opinábamos, sabiendo perfectamente que la inmensa mayoría de los españoles estaba absolutamente en contra y no haciéndonos ni puñetero caso, se lanzó a una guerra injusta, inhumana y cruel que terminó, mediante los bombazos asesinos de Atocha, con el apogeo del PP, cuyo renacimiento todavía no se adivina. En una burla injustificable mintió, o se equivocó igualmente de manera gravísima, sobre las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein. Personalmente tengo la convicción de que de no ser por Al Qaeda Rajoy sería el actual presidente del Gobierno, algo que nunca se podrá saber, pero en definitiva Aznar menospreció a su pueblo y salió trasquilado.

Zapatero vuelve sobre el camino andado por sus antecesores y está burlándose de la gente sencilla del pueblo, que es al final de todo quien vota. Lleva tres años llenándose la boca de grande y barata oratoria, hablándonos en grandes términos elocuentes pero hueros de significado profundo. Zapat-huero. En las últimas semanas nos estaba machacando con el cumplimiento de la Ley de partidos, “en su letra y en su espíritu”, lo que como muchos ya sospechábamos se ha demostrado una falacia sólo capaz de engañar a quienes de modo natural están dispuestos a ello, bien por su espíritu sencillo y crédulo, bien por su acérrima militancia en la ciega obediencia debida al líder supremo que ha iniciado la larga marcha.

El caso es que su vana elocuencia se ha demostrado como lastimosa burla y duele especialmente a quienes hemos dado tiempo y espacio al Gobierno sin críticas excesivas y aún, a pesar de los pesares, admitíamos posibilidades de acierto en su decidida trayectoria por convertir a los leninistas en dignos demócratas.

Pero el caso de Otegui, cuando los jueces lamentaron que el gobierno no hubiera tomado otra alternativa más dura, ya fue vergonzoso porque implicaba manipular a los tribunales a favor de sus tesis. Y ahora, con el caso de las listas de ANV, vuelve el gobierno a burlarse impunemente del pueblo pensante, “impuestopagante” y votante, cuando de nuevo los tribunales afirman en su sentencia que no ha ilegalizado la totalidad de las listas de ANV porque el Gobierno no las ha impugnado y no ha promovido la ilegalización de dicho partido. Manda.

En dos ocasiones los tribunales han dejado en evidencia al Gobierno, sus manipulaciones y su descarado interés, por qué, por qué, en que Batasuna a través de cualquiera de sus clones volviera a los ayuntamientos. Como González, como Aznar, Zapatero, todo para el pueblo pero sin el pueblo, hace y deshace a su libre albedrío.

La pregunta es cuánto tardará en seguir el mismo camino de sus ilustres predecesores, que al pueblo soberano no le suele gustar que le tomen pelo.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris