Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Madre Carmen

Carmen Ramírez (Vélez-Málaga)
Redacción
martes, 8 de mayo de 2007, 22:45 h (CET)
Antequera, este domingo ha vivido una jornada de alegría, por la beatificación de Mª del Carmen González, “Madre Carmen”, en reconocimiento por la fe y el amor, que esta mujer del siglo XIX encontró y transmitió. Su grandeza no consiste en que haya realizado grandes inventos, ni grandes creaciones artísticas, sino en que pasó por el mundo haciendo el bien y curando las heridas de sus hermanos.

A los veintidós años, tras vencer la oposición de su padre, contrae matrimonio con Joaquín Muñoz del Caño, del que estaba perdidamente enamorada, cosa poco habitual en la época y entorno en el que le tocó vivir. Como ya presagiaba su progenitor, fue un verdadero calvario para la joven, que debido a la condición de jugador de éste, llegó incluso a perder su propia herencia para subsanar las deudas que cometía. Al mismo tiempo que conservaba su matrimonio, Carmen se volcaba en atender a los más desfavorecidos. La fe y el amor a Dios es lo que le dio fuerzas para amar y perdonar a su marido una y otra vez, tomando esta relación como una manera de fortalecer su espíritu. A los cuarenta y siete años se queda viuda, no sin tener la satisfacción de ver cómo su marido, en los dos últimos años de vida, colabora con ella en las numerosas obras asistenciales y le acompaña en su vida de piedad. Carmen una mujer fuerte que ha sabido superar todo tipo de dificultades, da un giro a su vida y se consagra a Dios, para fundar la Congregación de las Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones. Esto lo saben muy bien los niños, los ancianos y los enfermos, beneficiarios directos de la fe y el amor que inundaba el corazón de la Madre Carmen.

Es un ejemplo a imitar en nuestros tiempos, donde el sentido del sufrimiento y el amor, se han perdido, dando paso a una vida de placer e implantando la palabra amor, en lo que no es el verdadero Amor, y en el que muy pronto aparecen el dolor y la desesperación.

Noticias relacionadas

Abandonados y denostados aquellos que se sacrificaron por la democracia

La muerte no es la mayor pérdida en la vida. La mayor pérdida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos.” Norman Cousins

Jacinda Ardern le demuestra a Trump qué es el liderazgo

El presidente Trump llamó a la primera ministra de Nueva Zelanda para expresarle sus condolencias

El Día del Padre Gitano

La familia es la piedra angular de nuestra existencia

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris