Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Madre Carmen

Carmen Ramírez (Vélez-Málaga)
Redacción
martes, 8 de mayo de 2007, 22:45 h (CET)
Antequera, este domingo ha vivido una jornada de alegría, por la beatificación de Mª del Carmen González, “Madre Carmen”, en reconocimiento por la fe y el amor, que esta mujer del siglo XIX encontró y transmitió. Su grandeza no consiste en que haya realizado grandes inventos, ni grandes creaciones artísticas, sino en que pasó por el mundo haciendo el bien y curando las heridas de sus hermanos.

A los veintidós años, tras vencer la oposición de su padre, contrae matrimonio con Joaquín Muñoz del Caño, del que estaba perdidamente enamorada, cosa poco habitual en la época y entorno en el que le tocó vivir. Como ya presagiaba su progenitor, fue un verdadero calvario para la joven, que debido a la condición de jugador de éste, llegó incluso a perder su propia herencia para subsanar las deudas que cometía. Al mismo tiempo que conservaba su matrimonio, Carmen se volcaba en atender a los más desfavorecidos. La fe y el amor a Dios es lo que le dio fuerzas para amar y perdonar a su marido una y otra vez, tomando esta relación como una manera de fortalecer su espíritu. A los cuarenta y siete años se queda viuda, no sin tener la satisfacción de ver cómo su marido, en los dos últimos años de vida, colabora con ella en las numerosas obras asistenciales y le acompaña en su vida de piedad. Carmen una mujer fuerte que ha sabido superar todo tipo de dificultades, da un giro a su vida y se consagra a Dios, para fundar la Congregación de las Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones. Esto lo saben muy bien los niños, los ancianos y los enfermos, beneficiarios directos de la fe y el amor que inundaba el corazón de la Madre Carmen.

Es un ejemplo a imitar en nuestros tiempos, donde el sentido del sufrimiento y el amor, se han perdido, dando paso a una vida de placer e implantando la palabra amor, en lo que no es el verdadero Amor, y en el que muy pronto aparecen el dolor y la desesperación.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris