Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El viaje del Papa a Brasil

Fausto Antonio Ramírez
Redacción
martes, 8 de mayo de 2007, 22:45 h (CET)
América latina se prepara para recibir al Papa en su primer viaje oficial al sur de este continente.

El Papa se va a encontrar con una tierra en la que el catolicismo, que es la religión mayoritaria, se ve confrontada a un despertar efervescente de multitud de sectas de todo tipo.

Solamente en Brasil, la proporción de católicos ha pasado en los últimos diez años de un 83% a un 65%. Este no va a ser un tema tabú en la agenda de estudio y reflexión de la V Conferencia General del Consejo Episcopal Latino Americano (CELAM) que se desarrollará del 13 al 31 del presente mes de mayo. El encuentro tendrá lugar en Brasil, en el famoso santuario mariano de Aparecida.

Este tipo de asambleas episcopales son toda una tradición en este continente. Fue en el año 1955 cuando el Papa Pío XII creó el CELAM como órgano permanente de coordinación pastoral.

Más tarde, en 1968 se celebró la conferencia de Medellín (Colombia), que dio lugar a la opción preferencial por los pobres y a la lucha contra la injusticia social, siguiendo los dictados promulgados en el Concilio Vaticano II. Pablo VI estuvo presente entonces, y desde ese momento, ningún Papa ha querido perderse ese encuentro con una Iglesia que representa el 43% de todos los católicos del mundo.

En 1979, en Méjico, el recién elegido Juan Pablo II estuvo atento a las decisiones que de allí surgieron, marcadas por un claro signo a favor de la Teología de la Liberación. La última reunión del CELAM se celebró en 1992, con motivo de los 500 años del descubrimiento de América.

Quince años más tarde, esta nueva Conferencia General de la Iglesia Latino Americana se anuncia como un acontecimiento muy importante en el que se pretenden tratar temas como el de la pobreza frente a la globalización, o la relación de la Iglesia con la política.

La Iglesia de América Latina está preocupada por la victoria política de los partidos de Izquierdas y se pregunta qué lo que está pasando con el pueblo que vota a estos políticos.

Por otro lado, la preocupación viene marcada por el abandono masivo de tantos católicos de la propia Iglesia Católica. Las causas no se encuentran exclusivamente en la proliferación de las nuevas sectas, y esto se llevará buena parte del análisis al que pretende llegar la reunión de Aparecida.

Ha sido Benedicto XVI quien ha escogido Aparecida, como lugar de encuentro de los pastores latinos. Brasil es en la actualidad el país con mayor número de católicos. Por eso, el 13 de mayo (día de Ntra. Sra. De Fátima), el octogenario Pontífice abrirá la reflexión de la Conferencia con un discurso muy esperado en el que dejará clara la posición oficial de la Iglesia Católica de cara a las acciones pastorales a emprender para la evangelización de todos los pueblos del continente Sur Americano.

Se espera una participación de 176 obispos, representando a 35 países. Además de los prelados, acudirá un sacerdote por país representado, así como religiosos, laicos, diáconos, asociaciones de fieles, representantes de otras confesiones cristianas y expertos en diversas materias que atañen a la vida de la Iglesia.

El Papa Benedicto sólo permanecerá unos días, pero la Conferencia durará hasta finales del mes de mayo.

La pretensión de esta nueva cita del CELAM es el lanzamiento de una nueva misión evangelizadora para toda América Latina. Será la manera de que la Iglesia Católica reafirme su identidad frente al descenso de los últimos años.

Aparecida se presenta como una oportunidad única para volver a retomar el espíritu entusiasta y transformador de Medellí y de Puebla, que tanto hicieron por la Iglesia de América Latina y del mundo entero. Es un momento privilegiado para volver a abrir los cauces rotos de diálogo y comunicación entre la Jerarquía y el Pueblo de Dios. Es el momento de volver a generar confianza y respeto hacia un mundo que tanto ha evolucionado en las últimas décadas.

En la V Conferencia del CELAM, además de los problemas aquí sugeridos, habrá que hacer frente a las nuevas formas de convivencia familiar, a la realidad creciente de la homosexualidad de los fieles y pastores y a la integración de católicos divorciados en la plena comunión de la Iglesia.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris