Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Del limbo, del Cielo y del Infierno

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
martes, 8 de mayo de 2007, 22:45 h (CET)
¿Ha eliminado Benedicto XVI el limbo? Algunos, por falta deformación, lo han presentado así en la Prensa. La existencia del limbo, a diferencia del Purgatorio, del Cielo o del Infierno, no es dogma de fe, y el Papa está de acuerdo con la Comisión Teológica Internacional (entidad consultiva), que defiende que los niños sin uso de razón que mueren sin bautismo, también se salvan por los méritos de Jesucristo, pues "Dios quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad" (Antiguo Testamento).

Recuerdo que cuando Juan Pablo II habló del Cielo como un "estado" o situación, también saltó el tema a la Prensa. No se trataba de nada nuevo. Entiendo que no es fácil la explicación y representación de conceptos abstractos, y no resulta raro que se recurra a metáforas y alegorías. El Cielo es la unión con Dios por el amor, una situación idílica que produce la mayor dicha. No puede ser un lugar, pues Dios es espíritu y no ocupa terreno. Por el contrario, el Infierno es una situación interior de angustia, de remordimientos por el abuso de la libertad, un estado de desesperación tan honda que Jesucristo habla del "fuego eterno". Está preparado "para el diablo y sus secuaces", y ese estado de sufrimiento perenne lo tendrán también quienes no quieren servir a Dios sino seguir el impulso de pasiones desordenadas, no practican la misericordia ni se arrepienten de sus pecados. Al Cielo irán los que aman a Dios y al prójimo con obras y de verdad: "Venid benditos de mi Padre, a tomar posesión del Reino, porque tuve hambre y me disteis de comer…"

Noticias relacionadas

Paradigma científico

Con su libro La estructura de las revoluciones científicas Kuhn cambió la historia de la ciencia para siempre

El discurso que pagamos

El caso Flick estalló en 1981 cuando una inspección fiscal

Jugando al juego del engaño, utilizando al pueblo de pin-pan-pum

Percibimos que la bonanza de la que continuamos gozando va a tener fecha de caducidad

Amigos de novedades

Jesús es la imagen del Dios invisible

Los más ateos, en política, son quienes más satanizan

​Con una sola ojeada, es fácil darse cuenta de que, con los amigos a los que va a tener que llegar a pedir ayuda el señor Sánchez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris