Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Baloncesto

Demetrius Alexander (I): La confianza perdida

Primer artículo sobre el polémico paso del americano por el Caja San Fernando
Redacción
lunes, 7 de mayo de 2007, 13:15 h (CET)
Demetrius Alexander es uno de esos jugadores que no te deja indiferente. Manel Comas ya lo dijo: “A Demetrius o lo amas o lo odias”. Pero Sevilla nunca estuvo prendada en su totalidad de la clase del ala-pivot de Saint Louis. Fuese por la razón que fuese, su papel como alma máter del equipo siempre estuvo en entredicho: su imagen fría, su inicio de temporada, su profesionalidad, su nula defensa, eran algunos de los argumentos que usaban los detractores de Demetrius Alexander para poner en tela de juicio su capacidad de liderazgo.

José Luis Sosa

El inicio de Alexander en Sevilla no fue excesivamente bueno. Llamado a sustituir a un ídolo de masas como era Lou Roe, sus primeros partidos eran mezclas entre muchas sombras y pocas luces. Los aficionados eran conscientes de que estaban ante el interior con más clase que había pasado por San Pablo en años, pero nunca terminó de explotar. Esto unido a la apariencia de indolencia le hacía el blanco de las críticas cuando el equipo iba mal y él no respondía, pero se mantenía bajo la coraza de Manel Comas, que le defendió a capa y espada durante no pocas jornadas.

Durante las primeras jornadas, los problemas que sufrió su mujer en el embarazo lo mantuvieron un tanto distraído. Se da la curiosa situación de que muchos de los jugadores que llegan a la entidad cajista salen con un hijo sevillano bajo el brazo. Así, últimamente se han dado varios casos, como el de Donatas Slanina o el de su compañero de fatigas, Matt Santangelo.

Tras los problemas que tuvo su mujer, Samantha, Alexander sufrió varios problemas físicos. Esta vez fue la rodilla derecha que le mermó bastante e hizo que no pudiese encontrarse todavía en su mejor momento.

Una vez superado los primeros meses, los asistentes a San Pablo pudieron ver que estaban ante un jugador con una enorme calidad. Jornada a jornada, se convirtió en la pieza clave en la pintura. Su trabajo colocó al CSF tercero de la ACB tras enlazar 6 partidos sin conocer la derrota, pero la racha triunfal se vio cortada en el Palau Blaugrana. El equipo dirigido por Manel Comas caía ante el Winterthur Futbol Club Barcelona, al que únicamente le opuso resistencia Demetrius Alexander con 22 puntos y 10 rebotes. Esta actuación le valió para poner la guinda a un gran momento de forma, en el que promedió 21’16 puntos de valoración con 17 puntos y 8 rebotes de media en esos encuentros.

La salida a Bilbao fue el inicio de una racha negativa. La derrota en La Casilla sería la primera de las cuatro que enlazaría de forma consecutiva el equipo. El cuadro bilbaino frenó a unos cajistas que iban lanzados. Esta vez, Alexander pasó más desapercibido; no obstante aportó puntos interiores que ayudaron mucho a su equipo, que cayó gracias a algunas decisiones arbitrales bastante dudosas. Sin embargo, su cabeza no estaba en el parquet…

Un pilar básico en su infancia, muere: su abuela

Días antes de jugar contra el Lagun Aro Bilbao Basket, Alexander conoció que su abuela había fallecido. El trago fue muy duro para el norteamericano, pero decidió seguir con sus compañeros, y remar junto a sus compañeros para conseguir una victoria. Su abuela fue una persona fundamental en la infancia y adolescencia del pívot nacido en Saint Louis. Después de que la expedición cajista volviera a Sevilla tras jugar en Bilbao Alexander tomó a primera hora de la mañana vuelo que le llevó hasta Birmingham, ciudad del estado estadounidense de Alabama en la que se ofició el funeral.

Obviamente, el staff técnico y el club en general valoraron la situación y no dudaron en otorgar el correspondiente permiso a Alexander. El estadounidense debería volver el viernes; pero por inclemencias meteorológicas, Alexander no pudo volver a Sevilla hasta el sábado, hecho que el club no vio con buenos ojos y que hizo que se plantease la opción de rescindir el contrato por indisciplina. El seno cajista estaba molesto porque él no se había molestado en buscar otra combinación de vuelo para llegar a la capital andaluza. No obstante, sólo fue una idea dado que el equipo todavía estaba luchando por una plaza para la Copa del Rey.

Tras el partido frente a Akasvayu, al que Alexander llegó para jugar, el Caja San Fernando sufrió en Málaga la derrota más abultada de su historia, al sucumbir ante el Unicaja Málaga por casi cincuenta puntos. Nada salió en la costa y, además de la sonrojante victoria, Alexander tuvo otra vez sobre su cabeza la espada de Damocles, al tener una discusión muy airada con Manel Comas y que casi dio con el estadounidense en la calle; pero todavía quedaban esperanzas para la formación hispalense de cara a la Copa del Rey, y Alexander siguió vistiendo de cajista.

Restando tres jornadas para llegar al corte de la Copa del Rey, el objetivo era muy claro: vencer en las 3 citas que quedaban para entrar entre los 8 primeros equipos; sin embargo la caída del equipo en las costas malagueñas fue muy dura. El cuadro estaba mermado, sin embargo Alexander lideró a su equipo en los primeros compases del encuentro contra su ex equipo, el Grupo Capitol Valladolid. El ala-pivot se echó sobre sus hombros a su equipo, y su gran primera parte sirvió para que los sevillanos no se alejasen de los pucelanos, para que más tarde pudieran vencerles. Primer escollo vencido y quedaban aún dos citas, que ya se convirtieron en finales.

El viaje a la ciudad de la Alhambra, deparó un encuentro no apto para cardíacos. El conjunto nazarí lideró en su totalidad el encuentro, que se le puso cuesta arriba con varias acciones de Alexander, desaparecido en la primera parte y que resurgió de sus cenizas para colocar a los cajistas al frente del marcador y forzar, junto con un sensacional Longin, una prórroga que finalizó con la victoria cajista.

Dos tercios del viaje se habían completado, pero faltaba una estación. La derrota andaluza los dejaría fuera de la Copa del Rey; mientras que si se imponían en su domicilio a la visita del Alta Gestión Fuenlabrada, llegarían (con no pocas dificultades) al objetivo marcado por el equipo.

Como bien es sabido, en los momentos importantes salen los grandes jugadores. Y Alexander volvió a surgir, esta vez para marcar las diferencias en la primera parte. Espectaculares fueron sus dos cuartos iniciales, en los que superó una y otra vez a su par, para dejarle más tarde el protagonismo a Ignerski. Sin embargo, la primera parte de Demetrius le sirvió para ser designado como el mejor jugador de la jornada. Por si fuera poco, la comunión con el público parecía total e incluso la abuela del Caja, bromeó con él al término del partido. Sevilla volvía a tener un nuevo ídolo; pero como bien dicen, “la felicidad es pasajera” y el estadounidense lo sufrió en primera persona…

Noticias relacionadas

El colista Buducnost funde a triples al Baskonia

El pabellón Moraca vio la mala cara de los baskonistas

Carroll desactiva al Khimki (79-74)

El estadounidense exhibió su fortaleza anotadora (15 puntos en el cuarto final) para desatascar al Real Madrid en un encuentro que se complicó sorpresivamente a consecuencia de un enfriamiento ofensivo y debilidad defensiva.

Baskonia se enreda y cae ante Fenerbahce

Los vascos aprietan hasta un final de detalles

Victoria de peso del Betis EPlus (70-64)

El equipo verdiblanco derrota a un rival directo como el RETAbet Bilbao Basket, a quien alcanza en la tabla de la LEB Oro

El Real Madrid esquiva la derrota con Rudy y Ayón

Los de Laso superan a Zalgiris con un gran último cuarto
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris