Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El derecho a la vida

Enric Barrull (Gerona)
Redacción
lunes, 7 de mayo de 2007, 23:06 h (CET)
El derecho a la vida, que la Iglesia Católica proclama sin rodeos, significa el derecho que cada ser humano tiene a nacer, vivir y morir con dignidad.

Nuestro mundo, sin embargo -especialmente los países occidentales-, ha alterado este orden. El aborto, lejos de ser considerado un crimen, se concibe por algunos como un derecho de la mujer. La eutanasia, por su parte, ha llegado a ser vista como un ejercicio de buenos sentimientos. En realidad ambos males, lejos de liberar del sufrimiento, no consiguen otra cosa que enmascarar el drama humano y disolver las certezas sobre el valor infinito de cada vida humana, verdadero pilar de nuestra civilización. Los católicos, unidos a todos aquellos que defienden que ningún poder tiene derecho a disponer de la vida humana, tenemos la responsabilidad de desenmascarar las falacias sobre las que se edifica la cultura de la muerte. Lo exige: primero el amor a la dignidad humana, después la fidelidad al Evangelio de la vida, y el servicio a la dignidad sagrada de toda persona, creada a imagen y semejanza de Dios.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris