Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Visitar una residencia de ancianos

Pedro Serrano (Valladolid)
Redacción
lunes, 7 de mayo de 2007, 23:06 h (CET)
Visitar una residencia de ancianos es contemplar la fragilidad y vulnerabilidad humanas en todas sus formas; es comprobar los estragos del tiempo en unos cuerpos gastados y doloridos por los sacrificios de toda una vida; es un ejercicio poco agradable, pero sin duda aleccionador. Cuando uno visita una residencia se da cuenta de lo absurdo y superfluo de muchos de nuestros empeños en los que gastamos, de forma estúpida, nuestro tiempo limitado en la vida.

Los huéspedes de una residencia ya no tienen prisa, no les importa el tiempo. No tienen ambiciones ni grandes proyectos, no les importa el futuro. Sólo tienen el pasado, y no siempre: algunos lo han perdido, lo han olvidado y solo les queda el vacío. Los huéspedes de una residencia están recluidos, confinados; los ocultamos. No tienen sitio en nuestras casas ni en nuestra voluntad. La senectud no está bien vista en las sociedades opulentas que practican el culto a lo joven.

En una residencia no falta de nada: hay cuidadores, confort, comida, médicos, higiene; hay casi de todo. Sólo falta un detalle sin importancia: el cariño y compañía de sus seres queridos.

Dicen que está subiendo la esperanza media de vida, y que vivir cien años puede llegar a ser algo casi normal. No sé ustedes, pero a mí me parece que es mejor morirse a tiempo.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris