Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Derechos Humanos   -   Sección:  

Un pueblo que sufre

Coloquio en la Casa del Tibet de Barcelona
Redacción
martes, 8 de abril de 2008, 13:39 h (CET)
El coloquio sobre derechos humanos en el Tibet que se presentó el pasado jueves 3 de Mayo en la Casa del Tibet de Barcelona tuvo como objetivo concienciar sobre la importancia de preservar los derechos humanos con motivo de la aprobación de la querella que el Intitut de Drets Humans de Catalunya presentó hace unos años en la Audiencia Nacional debido a la represión y los delitos cometidos en el territorio tibetano por parte del gobierno de China.

Almudena García / Barcelona
La querella, que ha sido aprobada por la Audiencia Nacional para su tramitación, se presentó en Junio de 2005. Ha sido elaborada por cuatro miembros del Institut de Drets Humans de Catalunya en la que se pone de manifiesto el horror vivido por el pueblo tibetano al ser víctimas de torturas y genocidios por parte del Gobierno chino. Los miembros del Instituto están orgullosos y contentos por haber conseguido que la querella haya sido aprobada, “tras lidiar con la Audiencia Nacional para llevar adelante el apta”, señala Alan Santos, que ha sido director del Comité Español de apoyo al Tibet durante cuatro años. En esta querella se pone de manifiesto que en el Tibet hay víctimas. “La cultura tibetana está en peligro de desaparecer”, asegura. Este jurista recalca que el problema de China no es sólo el Tíbet. “Es también el conflicto medioambiental, los campos de concentración, las ejecuciones, los crímenes económicos, contra la mujer”, asegura. Alan Santos denuncia “el silencio de las organizaciones de derechos humanos y de los políticos y explica que existen miedos políticos y económicos “pasividad e ignorancia”. También denuncia a los políticos: “Hablan y manipulan”, dice. En cambio esta situación “está más controlada en los juristas”.

Quien ha impulsado e investigado para que la querella viera la luz ha sido el doctor en derecho internacional, José Elías Esteve Moltó. Dice que esta querella la han querido llevar adelante “por crímenes que no pueden quedar impunes”. El detonante de la presentación de esta querella “fue un crimen de agresión cometido contra el pueblo tibetano en 1950”. En esos momentos el pueblo tibetano se sometió al Gobierno de China. La comisión jurista calificó este hecho genocidio. Esteve señala que desde ese momento existe un claro propósito “de imponer la dictadura china”. Desde 1980 se aplica esta política de agresión en el Tibet. El doctor y miembro del Institut de Drets Humans denuncia la destrucción que sufre el pueblo tibetano. Desde abortos forzados hasta torturas. Todo esto se ha presentado a la Audiencia Nacional. Para Esteve es positivo que Naciones Unidas haya denunciado que los prisioneros “reciben un trato brutal”. La querella se presentó en Madrid aprovechando la presencia de personas del Tibet en la Audiencia Nacional presentados por el juez Baltasar Garzón. Y es que los miembros de este grupo no pueden estar más contentos. “Tras más de cincuenta años un tribunal ha decidido abrir una investigación. Es un compromiso compartido con toda la comunidad internacional. Se ha solicitado que una serie de víctimas tibetanas declaren en la Audiencia Nacional.

Pero el protagonista más destacado de esta historia de satisfacción por la querella que ha visto la luz es Thubten Wangchen. Es miembro de la Casa del Tibet. Nació en el Tibet. A los cinco años tuvo que exiliarse. Habla del Tibet con pasión: “Tibet es solidaridad de un pueblo que peligra y desaparece. No sólo es Dalia Lama y budistas rezando”. Dice que está contento porque la querella se haya presentado, pero señala que el Tibet está lleno de sufrimiento. “No hay libertad de expresión”. Dice que la forma de pacificar la situación vivida en el Tibet es mediante la comunicación. “Somos grandes hermanos. Tenemos que hablar, dice y añade que hay “muchos lamas y monjas rezando”. Este hombre exiliado apunta que los intereses del Tibet y el motivo por el que está perseguido por el Gobierno de China es porque “los niños van con el Dalia Lama para que aprendan religión”. Thubten Wangchen dice que “muchos niños mueren en el camino”. Dice que no es agradable hablar de derechos humanos y denuncia a la prensa por vender malas noticias. Por vender desgracias. Dice que el hecho de que Tibet esté en manos del Gobieno de China no significa que todos los chinos estén oprimiendo a Tibet. “Muchos chinos han huido del Gobierno de China”.

Thubten Wangchen dice que no tiene soluciones para resolver el conflicto. Dice que desde la Casa del Tibet invitan a todo aquel que quiera solidarizarse con ellos. Con tono divertido y riéndose explica como el día que celebraron una noche de luna acudió mucha gente porque había pastas y cosas para comer. “Hoy no hay pastas pero estoy contento porque estáis aquí”. Y es que la realidad del Tibet no es un motivo para dejar de sonreir. “Todos tenemos problemas, pero hay que sonreir”, concluye Wangchen.

Noticias relacionadas

Los hoteles ibis de Valencia ofrecen a sus clientes la posibilidad de decidir el precio a pagar por su estancia

Del 2 al 6 de marzo lanzan la promoción “Nosotros ponemos la calidad, el precio lo pones tú”

La hostelería, como el vino, mejora con el tiempo

Después de la mejor temporada turística de la historia el sector sigue mejorando su competitividad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris