Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Votos bríos de muertes sombríos

José Luis Palomera
Redacción
domingo, 6 de mayo de 2007, 07:50 h (CET)
Actualmente un buen número de paletos, garantes de un sinfín de muertes inocentes, sangre ajena, inocentemente ajena, vertida al vapor de la tierra madre, andan, o mejor dicho andan sus portavoces, trampeando “dios con el demonio” en aras de conseguir presentarse como grupo electivo.

El asunto no dejaría de ser, una cómica tira de mortadela del norte, si no fuera porque los sujetos en cuestión declinan hacer manifestación clara de todo condena a la violencia, o dicho de otra manera, no declinan dejar de elogiar las muertes de inocentes en manos de sus valedores, de oficio, terroristas.

Pero es más, bastaría con que lo dijeran, aunque fuera de boca para fuera, que será como lo digan si alguna vez lo dicen.

Adentrándonos mas en el asunto, la propia constitución obliga a desechar la más mínima violencia, por ínfima que sea, en toda cuestión, materia o deseo, además de ser el asunto del más sentido común de por lega humanidad: humanidad de la cual, sin duda, carecen estos absurdos payasos mentales.

Yo que nunca escribo para decir lo que dicho está ya, digo; que esa masa de votantes, más o menos doscientos mil, en realidad no desean condenar la violencia ya que la razonan precisa para sus fanáticos objetivos. Violencia por otra parte que rechazan para ellos y solicitan para el resto.

Pues bien, aunque algunos crean que NO estoy loco, mantengo que no es lícito que a estos sujetos les asista el derecho a voto, cuando sus votos llevan impregnada sangre de inocentes.

Estos individuos han de ser declarados sujetos no deseables para el conjunto de la sociedad, además de ilegibles y nulos de todo voto, ya que no votan..., disparan en el voto, la bala que atravesará la sien de sus declarados enemigos.

Por mucha democracia que se quiera ejercer con estos, que a los demás únicamente nos otorgan metralla, es ilícito de lógica, ya que los mismos votan a grupos que predican los asesinatos de inocentes como método político.

Si de verdad se reflexiona sobre el tema, nada digo que no se ajuste a lógica, y aún con mucha más razón, cuando estos votantes únicamente han de renunciar al asesinato de personas para tener derecho a voto, cosa que incluso el ser más ignorante, puerilmente ignorante, haría.

No puedo más que sorprenderme, cuando escucho decir a ciertos periodistas, pro intereses varios, que esa masa social no puede quedarse sin representantes en las instituciones.

Pero oigan..., que nadie les impide votar, lo que se les solicita es ser humanos y jugar limpio en las reglas que son idénticas para todos.

Si ellos quieren avalar con sus votos a un partido pro terrorista, que se trasladen a las épocas de las cavernas, e incluso otras no tan lejanas, ahora bien que sepan que en esas ficticias circunstancias, sus cobardes vidas también estarían en la "cuerda floja".

¿Se ha puesto alguien a pensar qué ocurriría si un número importante de españoles, supongamos dos millones, deciden que sólo votarán a quienes usen la violencia contra los terroristas y sus círculos cercanos, votantes incluidos...?

Lógicamente, nadie medianamente sensato se lo plantea siquiera, pero esta clase de bazofia carnal no son sensatos, son resentidos por historia la cual les dice; quién es el enemigo a batir, quienes sus opresores y en virtud de no se qué conflicto mental resultan ser ellos los oprimidos. Mientras a los demás nos enseñaron que no hay que usar la fuerza por la fuerza, que hay que poner la mejilla que la justicia pondrá la rabadilla etc.

Por mucho derecho que se tenga de voto, los que no acepten las reglas más básicas de toda lógica universal, cual es el derecho a la vida de las personas, no solo no han de votar, han de ser apartados de la sociedad cuan reducto de enfermos que ven fantasmas que jamás han existido, ni tan siquiera en ese pasado donde ellos dicen nace el conflicto.

Siempre he dicho que todo terrorismo precisa de células durmientes, una de estas células son sus votantes, otra los simpatizantes y por último los avalistas económicos. Sin estas premisas el terrorismo dejaría de existir. Actualmente en este país hay unas trescientas mil personas que se dedican a estas labores.

Trescientas mil personas con todos sus derechos democráticos además de los derechos de víctimas.

Enfrente cuarenta millones de vidas, de corazones inocentes, frágiles carnes para que los terroristas tengan donde servirse, y así saciar su fanatismo mental, sentimiento misceláneo entre el odio y la mayor de las ignorancias.

Es de tal calibre su fanatismo que entienden por conflicto sus bagatelas históricas, paranoia de nacionalistas podridos de orgullo propio con los sesos descoyuntos y toda una diarrea mental impropia, incluso, del más insignificante de los seres vivos.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris