Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Sana envidia de Francia

Pascual Falces
Pascual Falces
domingo, 6 de mayo de 2007, 07:41 h (CET)
Esta columna quisiera ser hoy de “historia-ficción”, por lo que quien guste de recabar opiniones, en lugar de “reflectaciones” –otro día se explicara esta palabreja-, es aconsejable busque en otros lugares, donde las encontrará sobre la actualidad, y “a mogollón”. Es fácil asociar los dos acontecimientos celebrados en esta misma semana; el “Dos de mayo”, y las elecciones a la Presidencia de la Quinta República francesa (ya consumieron cuatro anteriormente, y aquí llevamos dos estruendosamente fracasadas, y una Constitución, la actual, que se cimbrea).

Si la Guerra de Independencia la hubieran ganado los franceses, se hubieran asentado en España sus usos y costumbres, y el “afrancesamiento” habría dejado de ser vergonzoso. El hermano de Napoleón no hubiera durado mucho en el trono, porque no soportaba a los españoles, ni ellos a él. Es muy posible, ficción por medio, que una República se hubiera instaurado, aunque primero se interrumpiese el orden dinástico al rodar las cabezas reales -al estilo francés-. Durante el S. XIX los españoles habrían aprendido las artes de la democracia y desarrollado el sentido republicano no reivindicativo. Con ello, y deseablemente, se hubiera vivido un “siglo de las luces”, en lugar de la bochornosa época de Isabel II. Su hijo con Enrique Puig Moltó, se hubiera conocido como Puig Borbón, en lugar de Alfonso XII. Ahora, en el Registro civil figura Borbón Ortiz y no pasa nada.

La República Española instaurada en los comienzos de mil ochocientos luciría polvorienta, pero, posiblemente Gloriosa. La progresiva independencia de los antiguos Virreinatos en tierras americanas hubiera sido tratada por políticos parlamentarios, no por Generales. Tal vez, al general Valeriano Weyler no le hubiera cabido el dudoso honor de inventar los “campos de concentración”, como bastiones inexpugnables para la población en su sesudo mandato durante la guerra de Cuba.

Casi con certeza se hubieran evitado las tres guerras civiles, llamadas Carlistas, que asolaron buena parte del país a lo largo de todo el siglo diecinueve por reivindicaciones dinásticas. Con idénticas probabilidades, de ficción, no hubiera habido lugar a la sangrienta Guerra Civil con “un millón de muertos”, como dicen en la narrativa. Y, sin la menor duda, no se habría soportado el franquismo, al que se atribuyen tantos males, que, camino del siglo después, precisa de la revisión histórica de la Memoria.

Y, con todo, no termina aquí la fábula. ¿Se imaginan que el país estuviera viviendo la “jornada de reflexión” para las elecciones presidenciales teniendo a Esperanza Aguirre en lugar de Segolene Royal, y a Ruiz-Gallardón en vez de Sarkossy?... por ejemplo.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris