Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Artculo opini n   -   Sección:  

Ensalada de nata

FERNANDO SAVATER
Redacción
domingo, 8 de agosto de 2004, 20:16 h (CET)
Si el eco obtenido en los medios de comunicacin no nos enga a, el multitudinario encuentro de confesiones religiosas recientemente celebrado ha sido uno de los 'highligts' del Frum de las Culturas de Barcelona. Dado que dicho F rum se arrastra semana tras semana con mayor languidez de la que imaginaron sus avispados promotores, esta ocasin multitudinariamente espiritual ha resultado pero que muy bienvenida. Como no hay dicha perfecta, hubo que lamentar la ausencia del Dalai Lama, que es algo as como el Papa en salsa agridulce, pero asistieron en cambio tantos representantes de cultos dispares, desde los ms familiares a los m s exticos, que nadie puede dudar del xito de la convocatoria. Que sea en buena hora para todas y todos, amn.

Si el eco obtenido en los medios de comunicaci n no nos engaa, el multitudinario encuentro de confesiones religiosas recientemente celebrado ha sido uno de los 'highligts' del F rum de las Culturas de Barcelona. Dado que dicho Frum se arrastra semana tras semana con mayor languidez de la que imaginaron sus avispados promotores, esta ocasi n multitudinariamente espiritual ha resultado pero que muy bienvenida. Como no hay dicha perfecta, hubo que lamentar la ausencia del Dalai Lama, que es algo as como el Papa en salsa agridulce, pero asistieron en cambio tantos representantes de cultos dispares, desde los m s familiares a los ms ex ticos, que nadie puede dudar del xito de la convocatoria. Que sea en buena hora para todas y todos, am n.

Sin embargo, para quienes hemos seguido este asunto desde el desconsuelo de la falta de fe aunque no sin cierta curiosidad, algunos aspectos de esta feria teolgica nos han resultado un poco parad jicos. Para empezar, el propio 'buen rollito' reinante entre los cientos de representantes de creencias manifiestamente dispares. Que se me entienda bien, desde el punto de vista de la convivencia cvica me alegro de que los grandes inquisidores y los partidarios de las guerras de religin se hayan abstenido de personarse en Barcelona. Demasiados quedan a n sueltos por el mundo, como bien sabemos! Pero una ausencia total de antagonismo entre verdaderos creyentes parece algo no tanto sobrenatural como antinatural.

Un escptico puede llevarse bien con el fiel de cualquier iglesia, porque el verdadero escepticismo carece de esp ritu misionero, pero la relacin entre creyentes (incluso si uno de ellos cree en el ate smo) ya es harina de otro costal. Aunque sean humanamente respetuosos, los creyentes de una fe ven a los que creen en otras como los ateos vemos a todos ellos: como gente equivocada. Y el error ajeno, por muy tolerante que sea uno, despierta a la larga ms impaciencia y conmiseraci n que autntica simpat a. Segn cuentan las cr nicas, en el encuentro de Barcelona reinaba la simpata mutua, lo cual -descartada caritativamente la hipocres a- slo puede explicarse por la abrumadora presencia de esc pticos. Nada de afanes proselitistas ni polmicos. Insisto: c vicamente es tranquilizador, pero religiosamente resulta inquietante... o huero.

tem m s: si la Prensa no engaa, fueron frecuentes y rotundos los acuerdos entre los representantes de los credos reunidos (un poco al modo de aquellos 'Juegos reunidos' de la benem rita casa Geyper que nos divirtieron a los nios de varias generaciones) respecto a bastantes temas. Se conden la guerra y las mentiras que la justifican, la explotacin de los m s dbiles, el hambre y la marginaci n que frustran las mejores aspiraciones de millones de personas, el racismo, la xenofobia, la persecucin de las ideas s lo por ser diferentes a las nuestras (el terrible 'piensa como yo o muere', contra el que luch toda su vida el imp o Voltaire), etctera... Una sana indignaci n racional que comparto y que supongo que comparten tambin muchos otros incr dulos parecidos a m.

Como algunos de esos males han encontrado a menudo legitimaciones eclesiales, resulta positivo que hoy otros clrigos se las nieguen. La duda es si se las niegan en nombre de sus propios dogmas religiosos o en virtud de la raz n laica que histricamente se ha ido abriendo paso... a menudo en confrontaci n con creencias religiosas atvicas. Porque para ponerse de acuerdo en lo racional no hacen falta alforjas religiosas. Por cierto, desconozco si hubo concordancias similares en el F rum sobre la urgencia de propiciar la educacin cient fica frente a las supersticiones o la igualdad jurdica y social a todos los efectos de la mujer. Ojal que as fuera, aunque lo dudo.

Me arriesgo a suponer que entre los asistentes a esa ensalada de creencias y sortilegios ha predominado fundamentalmente el 'buenismo', o sea, el af n postmoderno de sentirse bueno por razones ms est ticas que morales. Su paradigma habr sido una sacerdotisa de no s qu culto cari oso que cada da abrazaba a un n mero rcord de visitantes al F rum: mil, dos mil, tres mil quinientos... Ya saben ustedes lo que es la 'cocina de fusin', sa que ofrecen restaurantes donde pueden comerse por ejemplo platos mexicanos con un toque japons y nombre indonesio. Pues bien, en la piadosa feria de Barcelona se ha hecho 'religi n de fusin' y cada cual habr puesto en su plato anmico un dogma de aqu y un ritual de all. Pura dieta mediterr nea para espritus deseosos de perder grasas intransigentes y ponerse este verano un bikini azul ilusi n o verde esperanza. En fin, mejor as.

Escribi Plutarco que quiz Dios prefiriese a los ateos antes que a algunos creyentes que hablaban de l con demasiada familiaridad. Porque tambin l prefera que la gente dijese 'Plutarco no existe' antes que o r a quienes aseguraban que Plutarco era injusto, colrico, inconstante, celoso, vengativo, etc tera... Pues bien, puede que Dios acepte mejor hoy a quienes niegan su existencia que a los que le confunden con una ONG o un profesor de yoga. Pero en fin, qu s yo.

Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris