Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Se repiten los errores de antaño

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 5 de mayo de 2007, 10:19 h (CET)
“Para Alfonso XIII no existían asuntos, ni problemas, ni cuestiones, ni tampoco doctrinas, ni sistemas, ni ideologías, ni teorías, ni siquiera hacía caso de los libros ni de los conceptos abastractos. Para él existían exclusivamente las personas, un puñado de personas y los vínculos que se establecían entre ellas…”, “En el proyecto político de Alfonso XIII no había asuntos de Estado, sino ficheros con datos personales de varias decenas de personas que formaban su camarilla.” Estas palabras las dejó escritas, en uno de sus libros, un periodista polaco que vivió, desde Madrid, las primeras etapas de la Guerra Civil española. Se llamaba Ksawery Pruszynski. Cuando las leí me hicieron reflexionar sobre las causas de que, el 14 de abril de 1931, España se convirtiera en una República. El hecho de que, durante los años de la monarquía de AlfonsoXIII, los ministros que integraron los distintos gobiernos fueran elegidos de entre los amigos o conocidos del Rey, más por la amistad o simpatía que sentía por ellos que por su capacidad para ejercer el cargo para el que eran designados, fue una de las causas del desgobierno que condujo a muchos españoles a elegir sustituir la monarquía por la república.

Como en la historia siempre se pueden encontrar paralelismos, a mi se me ocurre que, salvando las distancias y las circunstancias personales, cabría encontrar una cierta semejanza entre aquella situación y la que actualmente estamos viviendo en este país. Es evidente que el señor Zapatero, como en su día Alfonso XIII, no es un gran estadista que esté preparado para gobernar una nación tan compleja como es España; su inseguridad, su falta de preparación en materia económica y su tozudez temperamental, le han llevado a reunir a su alrededor una serie de ministros, totalmente incompetentes, para regir sus respectivos ministerios, pero que tienen la virtud de serle leales y de seguirle y apoyarle en todos sus experimentos políticos, por muy temerarios y disparatados que estos sean. Como entonces le sucedió al rey de España, estimo que a Zapatero le está a punto de ocurrir algo semejante.Los sucesivos y frecuentes errores políticos que se están produciendo bajo su presidencia estan a punto de colmar la paciencia de los españoles que no dudo que, a su tiempo, le van a pasar la factura correspondiente –como le ocurrió a la monarquía en las elecciones del 12 de Abril de 1931, cuando la gente, cansada soportar gobiernos ineptos, se hizo dueña de las calles (no por los votos, ni porque se tratase de unas elecciones generales, puesto que ni tuvieron mayoría de los primeros, ni se trataba de las segundas) y proclamara la II República, con el apoyo pasivo del ejército y de la guardia civil –.

No puede ser que un Fiscal General busque excusas para apoyar las listas de una organización terrorista para ayudarla a concurrir a unas elecciones. No tiene sentido que un Juez de la Audiencia devuelva los informes que se le han entregado por la Guardia Civil y la policía Nacional alegando que no le convencen y de como bueno un informe del que han desaparecido, misteriosamente, diecinueve folios (en los que, supuestamente, existían datos incriminatorios para las listas de ANV). No es posible que la Directora General de Instituciones Penitenciarias pueda argumentar que un criminal como es De Juana Chaos, por prescripción médica, se de la gran vida, goce de tertulias, disponga de su novia para solazarse y se pueda pasear, como Pedro por su casa, por donde le pase por las narices, estando como un roble y, por el contrario, no pueda hacer lo mismo en cualquier patio de una cárcel, sin ninguna de las demás prebendas. Me gustaría que la señora Gallizo informara de cuántos presos en España disfrutan de iguales beneficios y, también, del porqué tenga un médico asignado que es simpatizante de Batasuna y no pertenece al equipo médico especializado en nutrición que debería ser quien se ocupase de la recuperación del etarra.

Tampoco tiene sentido que el portavoz socialista, señor López Garrido, hable de la “presunción de inocencia del Gobierno” cuando sabe perfectamente que está diciendo una idiotez del tamaño de su cabeza. ¡Señor Garrido, la pretensión de inocencia es un concepto penal y sólo se aplica a los individuos y no a las instituciones o sociedades! Por otra parte, estaría bueno que la oposición no pudiera apretarle las clavijas al gobierno de turno, ¡faltaría más!

No cabe en mente sensata que el Fiscal General del Estado, sin encomendarse a Dios ni al Diablo, decida suspender la incoación de expedientes por corrupción porque estamos en periodo de elecciones, no sea que las altere, ¡La locura elevada al grado enésimo!

Lo dicho, muchas coíncidencias, demasiadas, para que no nos sintamos decepcionados y preocupados ante hechos como los citados. Errores repetidos a lo largo de la historia; errores que dejaron desagradables recuerdos y provocaron sangrientos enfrentamientos. Un hombre, por muy Presidente que sea, no tiene derecho a poner en peligro la paz y el sosiego de los ciudadanos, a herir las sesibilidades de la mayoría, ni a ningunear al principal partido de la oposición. Un sujeto que se comporta con tal inconsciencia y temeridad no está capacitado para gobernar España.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris