Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Por qué la Identidad Mexicana no logra definirse

Olga Esmeralda García
Redacción
sábado, 5 de mayo de 2007, 10:51 h (CET)
Desde que se consumó la independencia de México, y a pesar de todos los discursos oficiales y nacionalistas, tal parece que la identidad mexicana no acaba de formarse o definirse, esto debido a que dicha definición de la identidad nacional ha sido notablemente influenciada por una historia oficial que dificulta la comprensión del México actual. Así podemos ver con gran tristeza cómo millones de estudiantes en nuestro país se ven beneficiados con una educación pública, laica y gratuita, pero no muy fidedigna en cuanto a historia nacional se refiere.

Durante estos ya casi 200 años del México independiente, cada grupo, cada caudillo o individuo que ha llegado al poder o se ha hecho de la silla presidencial en nuestro país se ha encargado de otorgar a la historia mexicana un toque personal o, dicho de otra manera, una interpretación acorde a sus intereses particulares. A la larga, el uso de esta práctica ha dado lugar a graves contradicciones que simplemente han sido omitidas o pasadas por alto por algunos de los historiadores del “glorioso pasado mexicano” o si no, han sido explotadas por “reivindicadores” de ese mismo “pasado glorioso” pero la verdad es que cada uno actúa no defendiendo nuestra historia nacional, sino en función de sus propios intereses.

De este modo podemos observar a distintos personajes políticos que se dedican a evocar constantemente a héroes nacionales –los cuales constituyen el paradigma de lo que ser mexicano significa– para apoyar y justificar sus causas, por absurdas que éstas sean. Mientras tanto el común de los mexicanos, que en su mayoría sólo conocen la historia de nuestro país por medio de reseñas contadas a través de los medios masivos –sobre todo de la televisión donde una y otra vez se habla del orgullo de ser mexicano y de la soberanía nacional–, no acierta a encontrar la razón del México que vive día a día con deficiencias que saltan a la vista: una economía que fracasa en su lucha contra la pobreza; un sistema judicial lleno de vicios e injusticias; y una política corrompida donde los políticos ven sólo por sus propio interés o los intereses de su grupo sacrificando el bienestar nacional. Todo esto crea en el mexicano común una desconfianza natural hacia las instituciones, pues si nuestro pasado fue glorioso, nuestro país rico en recursos naturales y los logros de nuestros héroes tan grandes, sólo una mala administración de nuestro pasado, nuestro país y nuestros logros puede explicar nuestra situación actual.

Y es ahí precisamente donde la historia oficial nubla nuestra percepción, ya que si los mexicanos pudiéramos ver en la historia de nuestro país no solamente héroes, sino hombres con sus vicios y virtudes, si renunciáramos a nuestro “pasado glorioso” par ver simplemente la historia de México, tal como es, entonces comprenderíamos que los gobiernos que hemos tenido hasta hoy los han formado mexicanos como nosotros, que es a nosotros a quienes corresponde formar a los gobiernos porque como bien decían los romanos: “cada pueblo tiene el gobierno que se merece”.

Uno de mis maestros de Historia (Domingo Coss y León), a quien admiro y respeto mucho por sus amplios conocimientos en la materia, comentó el otro día en una de sus clases que “un pueblo no puede avanzar hacia el futuro mientras que no logre reconciliarse con su pasado”. Lamentablemente esto no sucederá en México hasta que quienes tienen en sus manos la responsabilidad de contar o de alguna manera colaborar a difundir nuestra historia nacional dejen de valerse de ésta como un medio para alcanzar sus propios fines.

____________________

Olga Esmeralda García de Alba González es estudiante de la Licenciatura en Relaciones Internacionales en el Instituto Tecnólogico y de Estudios Superiores de Monterrey (México).

Noticias relacionadas

Sectas y partidos políticos

Los nombres, identidades, intenciones e ideologías importan

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris