Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El Estado del malestar

Francisco Arias Solís
Redacción
sábado, 5 de mayo de 2007, 10:51 h (CET)
“Si será la última pena,
me pregunto cada vez
que una pena se me acerca
para hacerme entristecer.”


Concha Méndez

En este 1º de Mayo, se nos siguen descubriendo más crisis conceptuales, se nos siguen cayendo y destruyendo las seguridades conquistadas por los trabajadores de todo el mundo. Así podemos observar, sin ningún género de duda, que el famoso Estado del Bienestar está también en crisis y, por tanto, en total revisión y en la sala de cuidados intensivos. Y esta sí que no será una crisis coyuntural, ni cíclica, como las vacas flacas y las vacas gordas de períodos económicos o, incluso, políticos. Esta crisis se vislumbra como la caída de un importante concepto, como la quiebra de un gran objetivo social que va a generar grandes inseguridades a los ciudadanos de pasadas, presentes y futuras generaciones.

La expresión Estado del Bienestar procede de la alemana Wohlfahrstaat, que fue utilizada por primera vez para definir el conjunto de seguridades sociales creadas por Bismarck a partir de 1883. Pero realmente es a partir del final de la Segunda Guerra Mundial, cuando este término toma verdaderamente protagonismo. Un término que, convertido en todo un concepto, comienza a debatirse y a estructurarse en torno a una serie de objetivos de seguridad para los ciudadanos. Un concepto que describía una situación en la que, por medio de la legislación social, la comunidad había de asumir un alto grado de responsabilidad en la promoción del bienestar económico, material, físico y psicológico del ciudadano individual.

Ahora se ha puesto en entredicho el planteamiento y desarrollo inicial del Estado del Bienestar. A España han llegado los recortes, principalmente, de las prestaciones por desempleo y de las pensiones. Se ha producido una sobrecarga del Estado -que, ya de por sí, es difícil de gestionar-, y el resultado es, una vez más, la inseguridad de los ciudadanos.

El análisis acerca de los distintos capítulos que componen los gastos de las cargas sociales básicas pone en evidencia que, en los cuatro últimos lustros, no se ha producido una expansión real de las prestaciones sociales, debido al objetivo de contener el crecimiento del gasto público, para no incurrir en un déficit y una deuda pública cada vez mayores. Esta situación ha llevado a muchos de los Estados a incluir en los recortes económicos los llamados gastos sociales.

Desde 1980, se están realizando muchos estudios sobre el futuro -ya presente- de ese otro Estado del Bienestar que nos ha tocado vivir. En él surgen, de nuevo inseguridades de difícil solución, pero tendremos que buscar la forma y los modos de reducir este riesgo real.

En este sentido, y en este 1º de Mayo, de preocupante precariedad, escalofriante siniestralidad y otras graves inseguridades, no queda más remedio que decir no al desánimo y a la pasividad, al miedo, a los intereses particulares sobre los generales y, sobre todo, a la insolidaridad. Debemos decir un sí muy fuerte al esfuerzo colectivo, al trabajo de calidad y a la solidaridad de todos, para luchar contra el Estado del Malestar. Y es que, como dice El Roto: “Si la tarta es cada vez mayor, ¿por qué las raciones cada vez son más pequeñas?”

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris