Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El diablo, ¿cuento chino o palpitante realidad?

Josefa Romo
Redacción
sábado, 5 de mayo de 2007, 10:51 h (CET)
En la Biblia, la Literatura, el Arte y el cine, se habla del diablo, al que también llaman Satanás, Satán, Lucifer, Belcebú, Príncipe de las tinieblas, el Malo, demonio, el tentador, el de los cuernos…; o, simplemente, el enemigo. Siempre se habló del diablo y hoy se invita a Televisión a famosos exorcistas (aquí hemos visto al P. Fortea). En España hay 100 sectas satánicas.

Jesucristo lo nombró muchas veces y a Él mismo le tentó para apararle de su misión redentora. A algunos santos los ha herido en su cuerpo, como, por ejemplo, a San Pedro de Alcántara (s. XVI) y a San Pío de Pietrelcina ( s. XX). En la Vida del Santo Cura de Ars se cuentan muchas historias de ese elemento. Su existencia es dogma de fe: "Creemos firmemente y confesamos sinceramente que el diablo y demás demonios fueron creados por Dios buenos, mas ellos, por sí mismos, se hicieron malos" (Cuarto Concilio lateranense). Es el ángel caído, el que fuera Luzbel, y sus compañeros que le siguieron en la desobediencia a Dios por la soberbia. Por ellos y para ellos, creó Dios el Infierno, adonde arrastra a los que se dejan engañar por él. Ningún cristiano debe darle el gusto de negarlo para que actúe sin oposición. Decía Pío XII que Hilter actuaba movido por él, y yo creo que también cualquier tirano, abortista y terrorista, y que estuvo entre éstos el 11-M y antes. El demonio no puede meterse en el alma de nadie, pero sí en el cuerpo. Es incapaz de mover la voluntad humana; pero puede acarrear malos pensamientos e insinuarse en la imaginación, incluso en los sentimientos y afectos. Las tentaciones, como Jesucristo, hay que vencerlas. ¿Cómo? Con la oración. "Hay demonios que no salen sino con oración y ayuno" -dijo Cristo a sus discípulos-. Como la serpiente bíblica, Satán engatusa y engaña, promete la felicidad pero no la da ni podría darla (ni para sí la tiene). El Malo es espíritu astuto y busca nuestros puntos flacos; por eso, intenta conocernos. No hay que confundir la tentación con el pecado, la inclinación con la caída: "el sentir no es consentir/, ni el pensar mal es querer./ Consentimiento ha de haber,/ junto con el advertir./ Mal puedo yo consentir/ pensamiento que no advierto,/ que aunque soñando o despierto/ esté, si no quiero el mal,/que no hay pecado mortal/, puedo tener por muy cierto.

Noticias relacionadas

Abandonados y denostados aquellos que se sacrificaron por la democracia

La muerte no es la mayor pérdida en la vida. La mayor pérdida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos.” Norman Cousins

Jacinda Ardern le demuestra a Trump qué es el liderazgo

El presidente Trump llamó a la primera ministra de Nueva Zelanda para expresarle sus condolencias

El Día del Padre Gitano

La familia es la piedra angular de nuestra existencia

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris