Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Dámelo a mí, Bermejo

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
sábado, 5 de mayo de 2007, 10:50 h (CET)
El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, autocapacitado para recoger tempestades políticas después de sembrar vientos sectarios, no defrauda de su militancia y adhesión a la cúpula gubernamentañ a la que pertenece. Cercano a los suyos hasta en pintura, se coloca próximo a su mesa en su despacho ministerial el cuadro de su antecesor en socialismo (Belloch), que en popular (Michavila) ni se le encuentra como si fuera lo que con el ajo y el crucifijo le sucedía a cierto personaje. Del ajo puede ser que no, pero lo que es el crucifijo histórico tallado en marfil que data del siglo XVI, y que durante décadas protegía tan noble dependencia, ha sido retirado y en paradero desconocido.

Mis antecesores en la ocupación de mi despacho, que no eran otra cosa que el profesor y sus alumnos, también tenían la presencia de otro pero más modesto crucifijo. Durante décadas permanece y sigue presidiendo esta aula reciclada, para mí y todos los que allí son recibidos. Me apasiona este crucifijo adornado con la ramita de olivo del día de Ramos. Si el ministro Bermejo no quiere el crucifijo del ministerio, estoy dispuesto a cuidarlo también en mi despacho, e incluso dejar libre y accesible el recinto para todo aquel que quiera visitarlo. Bermejo, no escondas al Cristo que Dios te estará viendo. Ponlo el lugar accesible aunque sea en lugar lejos de tu presencia. Y si ni eso quieres, dámelo que yo me comprometo a tenerlo disponible para todo el que quiera verlo.

Noticias relacionadas

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer

Por qué Lucía no votará a Pedro Sánchez

Pedro Sánchez decidió duplicar gastos electorales y arrancarnos del bolsillo a los españoles alrededor 180 millones de euros
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris