Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Esa bioética es una coartada

Xus D. Madrid (Palamós)
Redacción
sábado, 5 de mayo de 2007, 10:51 h (CET)
La ley española de Investigación en Biomedicina se encuentra en estos momentos recorriendo sus trámites legislativos. Ha sido aprobada en el Congreso y ha de pasar al Senado -donde es presumible que se introduzcan diferentes enmiendas- y volver al Congreso, para su aprobación definitiva. Nada indica que vaya a sufrir cambios sustanciales. Parece que el objetivo expreso es favorecer la investigación bio-médica en España.

Es curioso que en la ley que no respeta la vida de los más indefensos se habla repetidamente de ética, insistiendo en asegurar los derechos fundamentales de las personas o creando comités de bioética, ante esta incongruencia nos preguntamos: ¿Cuál es la ética que inspira el texto legislativo? Los expertos contestan que no es novedoso que la ética se utilice como máscara que encubre otra cosa, como para darles carta de respetabilidad. En este sentido, la bioética que inspira el proyecto de ley, o si se prefiere, lo que quiere el proyecto de ley de la bioética es una coartada. Por supuesto es una coartada burocratizada, creada a través de instituciones de designación gubernamental, lo que hace prever, tal como están las cosas, que sea igualmente una bioética sesgada.

Otro aspecto sorprendente es que la ley utiliza el término "preembrión", concepto recientemente rechazado por un nutrido grupo de investigadores y expertos españoles, cabe preguntarse: ¿Es un término científicamente riguroso? Todo da en pensar que ni la ley piensa que existan preembriones en un sentido real. Se limita a llamar preembriones a los embriones in vitro para privarles de una protección jurídica efectiva, sencilla y llanamente una coartada. Para ello recurre a la superstición del día catorce creando una etapa en la que la vida humana no es tratada como tal. Por tanto, podemos afirmar que se trata de una ley inspirada en los ideales de la mayoría legislativa y en los intereses de ciertos grupos, y no en criterios científicos.

Noticias relacionadas

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad

¿Por qué odiamos?

El odio es una enfermedad del alma que convierte en alimañas a los hombres

Barefooting o descalcismo, una especie de realidad aumentada

“El descalcismo o barefooting constituye una especie de realidad aumentada”

Nart o su legitimidad como eurodiputado

La semana pasada se ha sabido que el conocido periodista y abogado, y ahora político, Javier Nart se ha dado de baja de C´s; pero no se ha apeado de su dignidad de eurodiputado

11-S, no estaban todos

Al PP, herederos del centralismo franquista, no les gustaba nada que Catalunya se definiera como “nación”, entre otras cosas, y Mariano Rajoy, al frente de sus mesnadas recorrió España recolectando firmas contra Catalunya y su nuevo Estatut
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris