Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los parias de la Justicia

José Luis Palomera
Redacción
jueves, 3 de mayo de 2007, 22:50 h (CET)
"El saber se sustenta en la enseñanza, la lógica en el pensamiento, si variamos los términos, el pensamiento con el saber y la lógica con la enseñanza, obtendremos la sociedad actual, es decir, la menos inteligente desde el principio de nuestra raza"

Uno que no ve pleito apenas en su vida, ahora que del “11Meloveo”, muy apenado me arrodillo al suelo de la lógica universal, y lloro, claro que lloro. Me explico:

Paciente y yaciente, visto he a unos imberbes sujetos, los cuales fueron interceptados y detenidos en Cañaveras ( Cuenca) por la Guardia Civil con una furgoneta cargada con 500 kilos de explosivos, decir una y otra vez frases en tono jocoso como, “No recuerdo”, “No sé nada”, “A mí qué me dices “ cuando el letrado les preguntaba cuestiones probadas del caso en cuestión.

Yo no sé si en el derecho o en el despecho de los asesinos ya confesos, es de lega humanidad permitir la mofa..., pero solamente el observar como estos tétricos sinvergüenzas se reían de todo un centenar de togas, y magistrados, haciendo un desprecio absoluto a las innumerables víctimas, ya es por sí mismo cruel, altamente cruel de explicación legal alguna.
Baste recordar que son muchas las víctimas que han perecido destrozadas con encargos como el que ellos llevaban ese día.

Resumo para mejor entender: si los sujetos en cuestión han sido detenidos, juzgados, y condenados, como los autores materiales de conducir la furgoneta con explosivos, no hallo lógica por mucha democracia de ley que se tenga, para tener que soportar como los tipos mentían a sabiendas de que mentían, mofa incluida.

Yo que personalmente acepto, “Ley como animal de compañía de las víctimas y cadenas de longanizas 3J de los verdugos” no entiendo bien cómo es posible que justicia alguna, ya sean testigos, o acusados, consienta reírse de la sangre de los inocentes. El hecho en sí ni es de ley, ni es de soga, es de un sistema inmundo, patéticamente inmundo.

Entiendo que si alguien osa mentir con alevosía, descaro y mofa, como en este caso, no se le puede poner una venda en la boca, no obstante, los derechos de ley no pueden, bajo ningún concepto comportar burla hacia las víctimas, la sociedad, además de todo el estamento jurídico: luego si miente a sabiendas de que miente, se ordena que sea retirado de la sala, a posteriori se le abren las diligencias oportunas aplicando condenas serias y severas.
Si los sujetos deciden reírse en derecho que lo hagan, pero que sepan que su mofa a la sociedad que es quien les mantiene de sangre y vidorra, no les va a salir gratis.

Cómo es posible que ley alguna salvaguarde el derecho de tener que soportar,incluso los familiares de las víctimas, las infames mentiras de sujetos procesados y sentenciados por esos hechos probados. Teniendo en muchos casos que rogar la palabra cada vez que preguntamos a los que no la cumplen y además son asesinos.

El presidente del tribunal en este caso, en mi opinión no sólo está llevando el caso mal, es que además la ley le impide llevarle regular, y digo regular ya que observo cierto resquemor visual en su rostro cuando alguien pregunta, a su entender, “ingenuidades” sobre el caso en cuestión.
Yo no creo en conspiraciones de fábula, ni en dioses con estómagos pero esto no ha de ser obstáculo para que todas las preguntas en principio tengan la misma consideración, le gusten o no a su señoría, ya que él no es la ley, únicamente la representa.
Siendo esto, para mí preocupante, lo que viene a continuación sobre el mismo es además nefasto de toda ley justa, a mi entender.

Me explico, en un momento de la vista un letrado le pregunta a uno de los que llevaban la furgoneta, si conoce o no una determinada casa, persona, o amigo, a lo cual el presidente interrumpe y dice más o menos, dirigiéndose al testigo “No tiene por qué contestar usted ya que viene en condición de testigo”, seguidamente se dirige al letrado para decirle, “Comprenderá su señoría que el testigo no vaya a implicar a otros o a él mismo en casos que no son de juzgar en este proceso”... Bien, nada que decir en cuanto si nos ajustamos a ley, pero sí que decirlo en cuanto a lógica, es decir, la verdadera razón de toda justicia.
Si un individuo quien fuera “mete la pata” y sale a la luz delitos no conocidos, estaríamos haciendo un enorme favor a la justicia que es de lo que se trata..., supongo que estaremos todos de acuerdo en que todos los delitos han de pagarse, luego eso que el presidente dijo “el testigo no va a contestar, no sea que se le escape algo con lo cual pudiera darse el caso que descubrir a terceras personas de su misma calaña” no sólo sobra, además es harto de absurdo, aunque lo dictamine la ley y el presidente de la sala además quiera, en un acto sublime de independencia, recordárselo al letrado y al testigo.

En primer lugar, las normas en que se basa La Ley no debieran de representar impedimento para que todo el peso de la ley caiga contra quienes las pudieran incumplir. Lo que no es de lógica es que sean las propias normas quienes amparen determinados derechos y actitudes, en virtud de una mal entendida democracia, para que los asesinos y demás delincuentes puedan escabullirse de la misma con un sinfín de prebendas y derechos que no se ajustan a más ley que su beneficio propio.

Por eso no es de extrañar, en muchos casos, que tanto las víctimas como los representantes de justicia que asisten ante un asesino, tengan la sensación de estar en un circo más que en una sala, además de ser los payasos y mofa de los delincuentes.

Y es que la ley actual es tan nefasta que dependiendo de las habilidades que se tengan para burlarla bien puede uno delinquir reiteradamente, puesto que es la ley quien ha de descubrir al asesino, luego si el asesino es capaz de que no le descubran, la ley no puede juzgarle aunque el universo entero de sobra sepa que el sujeto en cuestión es un criminal asesino.

Luego no debemos de engañarnos, la ley actual está más que nunca hecha de apañadas trampas, la indiscutible justicia es incompartible con reglas democracias idénticas para todos, donde los más hábiles asesinos bien pueden asesinar y vivir de sus víctimas y pueblo mientras sepan usar y controlar a la perfección las normas básicas de la propia ley, es decir, normas con dinamita para las víctimas y cientos de detonantes derechos para los asesinos.

Al parecer de justicia: La ley no puede hacerles esa faena, válgame el cielo lo que faltaba, qué va, no vaya a ser que al responder al letrado, metan la pata y se descubra algún crimen..., no, no, la ley es muy seria en este país y cada caso es cada caso, no mezclando jamás churras con merinas en virtud de la pulcra ley y su pulcro otorgante...

Pésima, “muy mala” sería la ley que “aprovechándose” de sus testificaciones pudiera dar lugar el descubrimiento de otros delitos de los declarantes así como posibles cómplices o lugares donde pudieran estar escondidos otros asesinos...

Sin duda y sin dudarlo, me parece tan sangrante la legislación con la que nos regimos, que ardo en ascos vomitivos al acreditar, ver, pagar, y aguantar, cómo la ley además de ser para todos ampara al asesino con un sinfín de derechos absurdos y más cuando sus víctimas no tienen ya, lógicamente, ningún derecho en vida.

A las víctimas, a todas las víctimas, no se les dio ni una sola ley, oportunidad, derecho o réplica, ya que los mismos murieron sin saber de donde había salido la muerte, sin embargo, sus verdugos tienen todos los derechos habidos y por haber, pueden hablar o no, mentir o no, delatar o no, escuchar o no, reírse o no, además de derechos a la alimentación, sanidad y ocio. Qué más queremos...

Dicho esto, una ley absurda, como yo puedo demostrar es la española, ocasiona disparates y creo haber dado razones en este escrito de lo mismo.

Señores de justicias y otros menesteres, miren ustedes, hay que cambiar la ley puesto que la ley es partidista a más no poder, luego urge cambiarla, da igual que ustedes apliquen bien sus normas, puesto que visto está que despliegan dinamita para las víctimas, y detonantes favores para los verdugos.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris