Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-teatro

Etiquetas:   Ballet   -   Sección:   Revista-teatro

El Ballet de Lorraine: Juana versus Dante

Manuel Turnes
Redacción
lunes, 30 de abril de 2007, 22:00 h (CET)
En el año 1978, un día de septiembre, nace el Teatro Francés de Nancy en el marco de la descentralización coreográfica. Tras pasar por diferentes manos y denominaciones llegó hoy en día a nosotros como el Centro Coreográfico Nacional – Ballet de Loraine.




Imagen de uno de los bailarines.

Nos visitaron en Vigo y mostraron con una extraordinaria actuación el duro trabajo y formación a la que están sometidos estos esculturales y bellos bailarines y bailarinas. Deleitaron al público interpretando Juana de Arco y la Divina Comedia. La coreogra-fía, magnífica, corría a cuenta de Joëlle Bouvier, y no esperen el Lago de los Cisnes, por lo menos no en su vertiente clásica, esto señores, es ballet contemporáneo.

El telón se abrió y de entre la oscuridad del escenario surgió un angel rubio, de pelo largo. Con la mirada perdida en el público la bailarina danzó entre paneles de madera que movían sus compañeros.

Sin duda la imagen más sobrecogedora de esta permonce basada en Juana de Arco es el instante en el que, tras movimientos y torsiones tan veloces como imposibles, la artista fue crucificada, izada por sus verdugos en medio de una luz mortecina.

Finalizó la primera parte y el público estiró un poco las piernas. El listón lo habían dejado tan alto que superarlo parecía imposible. Se alzó el telón bermellón y apareció en escena una pared, con pasarelas y pequeños vanos. Los bailarines comenzaron a salir de del decorado, sujetos con arneses se fueron arrastrando por las pasarelas y en poco tiempo llegaron al suelo. Se entretejieron y al grito de uno de sus compañeros y al son de la música compuesta (para ambas actuaciones) por Raphaël Pardillo y Emilio Urbina, mantenían estáticos sus cuerpos y otra vez volvía a moverse. En la actuación recorreran el Purgatorio, podrido de ánimas en pena, y el Infierno, lleno de ira y terror. Pero no esperen un final feliz, el cielo no forma parte del espectáculo

Las escenificaciones eran sobrecogedoras por el intenso sentimiento que desprendían los artistas. Consiguen transmitir incluso miedo al público que se agazapa en sus asientos, cuando los bailarines corren hacía el límite del escenario. Si Dante Alighieri creó una obra maestra, estos chicos han logrado expresar la esencia de la obra a su manera y sobretodo han conseguido otra obra maestra.

Tensión y pasión cuando las bailarinas son levantadas del suelo con enormes barras de acero. Sus pies muchas veces parecen no tocar el suelo, vuelan por la tarima. Por no mencionar la perfecta coordinación de todo el conjunto, y que estaba sin embargo teñida de cierta espontaneidad. Quizás sea esa pequeña libertad de los artistas la que les permite mostrar lo mejor de sí, y conmocionar al público.

La escenografía y la iluminación, a cargo de Claire Sternberg y Rèmy Nicolas respectivamente, no tienen nada reprochable. Con una estética tenebrista y paranoica, veremos como una mujer se balancea en un columpio cuando menos lo esperemos. O volverán a surgir de las paredes más cuerpos estilizados. Cuando creamos que no pueden hacer anda para sorprendernos, se deslizaran por el escenario recostados en auténticos bloques helados, para matizar la obra con una sensualidad, como la Comedia, divina.

Todo finaliza, como ya saben, con el saludo y los aplausos, y he de reconocer que en arrebato de euforia me levanté y grité y aplaudí a Aurore Longère, Marie-Sèverine Hurteloup, Anastasiya Nedelcheva, Miroslaw Gordon, Gregory Beaumont, Joris Perez, Pierre-François Badoud, Bulat Akhmejanow, Julien Ficely a Baptiste Fisson…

Una auténtica belleza para los sentidos.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris