Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

El viejo armamento

Pascual Mogica
Pascual Mogica
jueves, 3 de mayo de 2007, 09:06 h (CET)
No hace mucho tiempo que José María Aznar, pedía que le dejaran en paz al propio tiempo que afirmaba que el ya no se dedicaba a la política.

Evidentemente Aznar pedía y decía todo lo contrario a lo que viene haciendo. Era él el que desde FAES no dejaba, ni deja, en paz al Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero y es él mismo el que con su actitud y sus continuos pronunciamientos, sobre todo cuando hace declaraciones a la prensa encontrándose fuera de España, quien pone manifiesto que miente cuando dice que él ya no está en política, eso de mentir no es ninguna novedad cuando se trata de Aznar, ya nos mintió a los españoles con lo de Iraq y nos volvió a mentir con lo de la autoría del atentado de 11-M.

Ahora desde el PP, y el propio Aznar lo ha confirmado, se asegura que el ex presidente del Gobierno va a participar activamente en la campaña electoral para ayuntamientos y comunidades y esto solo puede llevar a pensar si tan mal lo tienen en el Partido Popular cara a estos comicios que tenemos a la vuelta de la esquina que han tenido que recurrir a un personaje que tuvo mucho que ver con la derrota que sufrió Rajoy en las elecciones generales celebradas el 14 de marzo de 2004, al margen de que Rajoy era y sigue siendo, incapaz de ilusionar a nadie y mucho menos convencer. Esta “recuperación” de Aznar es algo parecido a lo que ocurre en una guerra cuando uno de los dos bandos contendientes está en las últimas y recupera los restos de todo tipo de armamento, todo él ya obsoleto, en un intento final por evitar una derrota que nadie pone en duda.

Al problema que tiene el PP de no tener más remedio que utilizar a impresentables como Acebes y Zaplana y a un líder fracasado como es el caso de Rajoy, para hacer su oferta electoral, a esa contrariedad, se le suma la presencia de Aznar que como en el caso de los tres mencionados solo convence a la extrema derecha. Los cuatros mienten más que hablan y ni jurando lo que dicen les creen.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris