Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-musica

Etiquetas:   Crítica Disco   -   Sección:   Revista-musica

Nine Inch Nails - “Year Zero” (Universal, 2007) / Industrial

Víctor R. Domínguez
Redacción
lunes, 30 de abril de 2007, 22:00 h (CET)



Year Zero



No son NIN un grupo al uso: miembros que van y vienen, discos con un lustro de diferencia entre ellos, música barroca e industrial a veces y pegadiza y directa en ocasiones, oscuros y salvajes shows, abundantes remezclas. Y no es tampoco el señor Reznor, cuerpo y alma de NIN, un músico conformista ni superficial, sino todo lo contrario, muy perfeccionista e íntegro.

Quizá por esta serie de premisas se pueda hacer más difícil enfrentarse y digerir con agrado una obra como “Year Zero”, su último y cuarto disco de estudio (ep’s y discos de remezclas aparte); y es que, si con el anterior “With Teeth” nos ofrecían un conjunto de canciones más directas y efectivas que de costumbre que no conseguían, por contra, hacernos olvidar sus grandes obras (“The Downward Spiral” y “The Fargile”), con esta última entrega Trent Reznor rompe por completo con su gran capacidad compositiva para unificar una serie de temas que formen una obra única entre sí, y entregarnos un disco con buenas canciones, nuevas ideas, en el que una nueva vuelta de tuerca en el sonido no hace más que dejar al oyente con la sensación de que el menudo músico y productor se ha emborrachado de las nuevas tecnologías.

¿Es entonces “Year Zero” un mal disco? Todo depende de dónde nos situemos al degustarlo. Como otro disco más del señor Reznor, y obviando su gran capacidad artística, en su nueva obra hay temas que entrarán en próximos recopilatorios de la banda con facilidad, sea el caso de “The Beginning of the End” o su primer single “Survivalism”, o canciones atractivas como “The Great Destroyer” con ese estupendo inicio y el siguiente naufragio en unos gratuitos momentos electrónicos, o ese maravilloso “In This Twilight”, de sobras el mejor y más emotivo tema del disco, el único que nos trae a la mente sus más memorables composiciones ( “Hurt” o “The Great Below” como ejemplos), e incluso el final con “Zero Sum” es más que destacable.

Ahora bien, como un nuevo plástico dentro de la discografía de NIN, sin ser un disco malo, sí que se me antoja como el máximo exponente a “peor disco de la banda”. ¿Por qué? Porque simple y llanamente no puede competir contra su obra magna “The Downward Spiral”, con la que ya recompuso las bases del metal industrial, haciendo un uso exquisito de la electrónica, a veces sucia y otras minimalista; ni contra su obra más madura “The Fragile”, quizá su cumbre creativa; ni tan siquiera contra su destacable y añorado debut “Pretty Hate Machine”; y... ¿contra “With Teeth”?...sólo el tiempo lo dirá, pues este Año Cero va ganando puntos escucha tras escucha, pero con el límite de llegar a constatarlo como un disco ebrio de electrónica y sobrio en exceso de guitarras, exento de alianza entre los abundantes dieciséis temas que lo componen.

En definitiva, sin descubrir nada nuevo ni echar de menos los buenos (que no excelentes) momentos de la banda, este “Year Zero” deja el pesado regusto agridulce de habernos topado con un disco de NIN insuficiente, porque tener que olvidar la grandeza que desprendían en el pasado y la posibilidad de una futura larga espera de otro álbum, no es lo que todos esperábamos del inigualable Trent Reznor... ¿o sí?

Survivalism


Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris