Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-musica

Etiquetas:   Crónica Concierto   -   Sección:   Revista-musica

Fito & Fitipaldis - Auditorio Municipal de Sevilla (14/4/2007)

J.M. Vilches Alonso
Redacción
lunes, 30 de abril de 2007, 22:00 h (CET)
La fecha presagiaba una gran noche de la primavera sevillana y en el escenario al aire libre más grande de España, un lugar que esa noche le quedó pequeño a Don Adolfo Cabrales. El que fuera vocalista y guitarrista de una de las mejores formaciones del rock patrio, Platero y Tú, se ha hecho mayor y con cuatro discos a sus espaldas es capaz hoy por hoy de dar el mayor espectáculo de rock & roll del país.




Un momento a lo Status Quo / Fotografía: Pablo González Manzano

La actuación comenzó puntual con un tema de su anterior álbum “Lo más lejos a tu lado”, “Un buen castigo”, quizá no una de sus composiciones más propicias para abrir un concierto, pero que encandiló a un público ya entregado antes de sonar los primeros acordes. Como era de rigor, Fito & Fitipaldis hicieron un repaso de su último disco con temas como “Por la boca vive el pez”, “Me equivocaría otra vez”, “Sobra la luz”, “Viene y va”, “Donde todo empieza”, “Acabo de llegar” o la instrumental “214 Sullivan Street”, sin faltar su peculiar versión al estilo John Lee Hooker del clásico “Deltoya” de Extremoduro. A pesar de haber gozado de éxito desde su primer álbum como Fito & Fitipaldis, la mayor parte del aforo conocía bastante mejor éstas canciones que las de sus tres anteriores entregas, lo que corrobora el ascenso que ha supuesto “Por la boca vive el pez” en la carrera de la banda.

No pudo faltar “La casa por el tejado”, uno de los momentos estelares de todo el espectáculo”, “Soldadito Marinero”, con el clásico momento de mecheros encendidos al aire, “Whisky barato” y “Quiero ser una estrella”, la versión de Los Rebeldes que hicieron para “Lo más lejos a tu lado”. De “Los sueños locos” tan sólo se pudo escuchar “A la luna se le ve el ombligo” y “Cerca de las vías”, pocas canciones para un disco que tenía mucho más.



Nueva banda y mejor sonido / Fotografía: Pablo González Manzano


Impresionante trabajo de producción el hecho de montar a mitad de la actuación un set acústico, en el que interpretaron temas como “Rojitas las orejas” y la muy emotiva “Abrazado a la tristeza”, que ya fue grabada en el álbum Extrechinato y Tú, un trabajo a medias entre Extremoduro y Platero y Tú con letras del poeta Manuel Chinato, quien ya puso letra a temas tan emblemáticos como “Ama, ama, ama y ensancha el alma” de Extremoduro. Y no fue éste el único momento de gran emotividad, ya que en la recta final se sucedían los parones por parte de la banda mientras el público coreaba una y otra vez los estribillos de “Soldadito marinero” o “La casa por el tejado”, lo que provocó continuos gestos de agradecimiento por parte de Fito.



La banda al término de la actuación / Fotografía: Pablo González Manzano


Como colofón del repertorio y para esos fans más antiguos, “¡Qué divertido!” y “El Funeral”, el corte con el que daba término su primer disco “A puerta cerrada”, en una versión mucho más extensa que supera con mucho la original. No fue éste el único tema que gozó de la introducción de pequeñas modificaciones, ya que para las canciones de los dos primeros discos parece que Fito & Fitipaldis siempre tiene reservado un pequeño espacio para la reinterpretación, lo que hace mucho más interesante asistir a cualquiera de sus directos. Seguramente cada uno de los más de cinco mil asistentes al evento tendrá su propia lista de canciones que faltaron, pero después de cuatro discos y una larga carrera en Platero y Tú, es difícil elaborar un repertorio que contente a todos, aunque por supuesto un guiño a su antigua banda siempre sería bien recibido, con temas como “Alucinante” o “Mari Madalenas”, que sí interpretaban durante la gira de su segundo álbum.



Una vista del aforo exceptuando las localidades de asiento / Fotografía: Pablo González Manzano


Un gran espectáculo para el Mark Knopfler español, que ya es capaz de presumir de un directo lleno de rock & roll a la antigua usanza y, sino cercano, al menos sí mirándose al espejo de artistas como Van Morrison o Neil Young.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris