Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-musica

Etiquetas:   Crítica Disco   -   Sección:   Revista-musica

Rare Folk - "Natural Fractals" (Fusion Art , 2006) / Folk

J.M. Vilches Alonso
Redacción
lunes, 30 de abril de 2007, 22:00 h (CET)



Todo muy ligado a la naturaleza

La mejor banda del folk nacional actual. Una frase quizá un tanto excesiva para comenzar una reseña, pero sí muy cierta para describir en pocas palabras a la banda que ahora nos ocupa: Rare Folk. Una formación que lleva ya quince años dando guerra, baile, diversión, muchas buenas canciones y algún proyecto paralelo de enorme interés, como Caponata Argamacho Trio.

Nos encontramos con un álbum que supone un paso más en su camino constante a través de la fusión y la evolución musical hacia senderos que cada vez son más inexplorados. Porque con Rare Folk los adjetivos para describir su música se hacen escasos: música celta africanizada y orientalizada, fusionada con funk, jazz e incluso pasajes house y break, y todo ello bajo el manto de melodías con sabor tradicional y el olor a un lejano Dublín. Pues bien, ellos mismo definen su música como “Freestyle Folk” –como uno de los temas de “Natural Fractals”, aunque también podríamos calificarla de folk progresivo, una etiqueta ésta que engloba al menos gran parte de lo que supone su peculiar filosofía y concepto de la música.

En “Natural Fractals” encontramos a una banda en plena madurez compositiva que combina instrumentos acústicos, ritmos étnicos y funk con secuencias bailables. Aquí, el tan manido concepto de fusión se diluye con la naturalidad con la que la mezcla de sonidos y estilos se entrelazan. En el corte que abre el álbum y que le da nombre “Natural Fractals” y en “Alegría” se intuyen ecos funk y jazz, muy cercanos incluso a artistas como Marcus Miller o Mike Stern. De ahí pasamos a sonidos más bálcanicos en el tema “Romanescu” con una labor muy destacable de la batería en una constante travesía por diversos ritmos jazz y étnicos. La cara más pausada del álbum la componen “Copérnico”, “Hedera Helix” y “Glissentar”, tres cortes muy folk con una guitarra con muchísimo gusto que acompaña perfectamente las melodías de flauta y violín.

“Natural Fractals” se cierra con el tema “Niñez”, con una melodía muy evocadora y pasajes pausados. Poco a poco el tema se va apagando para caer en un silencio de un minuto y medio para volver con una melodía de flauta –ahora sí- propia de una jiga irlandesa. Un pequeño guiño a sus inicios y un tremendo final para un gran álbum que esperemos no pase demasiado desapercibido.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris