Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Tínta Ácida   -   Sección:  

De la cadecia a la decadencia

Belén Kayser
Redacción
domingo, 29 de abril de 2007, 20:39 h (CET)
Te mueves despacio. Dejas sentir la música desde las plantas hacia arriba. Como si se tratara de una medicina que está haciendo efecto. Como las drogas, que suben cuando apenas las esperas, pero que te sacuden. Tú experimentas esto por su música, y apenas logras controlarlo. La cadencia es lo mejor que puede pasarte si le añades el punto justo de decadencia.

Mírales, ahí están. Lamiendo la cámara que les graba en la MTV, haciéndose sangre con las uñas, pintadas de lila… Chutándose en vena en cualquier lavabo de un garito cool, en el centro de Londres. Metiéndose droga, presumiendo de que los huesos de la cadera se les marcan en la piel, queriendo arrancarla, haciéndoles sangre. Mírales. Son los hijos del pop, los que quisieron imitar a los héroes de Quadrophenia. Mírate, eres tú, que quieres ser como ellos, que canturreas sus letras moviendo la cabeza de un lado a otro, dejándola caer, con el pelo largo y con restos de gel moldeador. Con horquillas de niña pequeña, zapatitos de muñeca y muñequeras de algodón. Eres tú, la de la falda de princesa, la del ipod, y la del coche que papá te regaló por tus buenas notas. Tú. La que persigue ser artista a cualquier precio, la que devora literatura suicida, y retrata y monta en un cuarto oscuro, la que escribe letras-aviso-bomba. La que quiere ser diferente a cualquier precio.

¿Cómo se pasa de la cadencia a la decadencia?

Empezaste a creer que ser diferente te hacía mejor. Creíste que ser culto te convertía en un ser cool, y te quedaste a medio camino. Haciendo uso de vocablos y cultismos que ni siquiera conoces, hablando de libros que no leíste. Adorando a tus ídolos de cera: ídolos universales que ni viste, ni leíste, ni conociste. Echando mano de letras de canciones para intentar expresar tus sentimientos. Mírate, eres tú, y eres yo, y eres tantos otros de mi generación. Y si algo encaja, lo desdibujas y lo pisoteas para hacerte sentir ridículo. Y desde esa vaguedad, te sientes fuerte, pudiendo extrapolar los sentimientos, fabricando material pirotécnico para tu funeral. Acabas de reinventar tu vida. Acabas de moldear y dar vida al sentimiento trágico de la vida. ¿Te compensa? ¿Te acompasa? ¿Te adormece como una flor alucinógena?

¿Cómo se pasa de la cadencia a la decadencia?

Suena una música en la radio. Podría ser cualquiera. Pero no, es tu propia cadencia. Y seguramente, la letra, el anticipo de tu decadencia.

Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris