Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El deterioro de España

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 30 de abril de 2007, 11:12 h (CET)
No parece que en España las cosas funcionen con la placidez de hace unos meses. El panorama político de la nación y el panorama económico han entrado en una espiral que nada bueno vaticinan para lo que nos queda de legislatura. Es evidente que las próximas elecciones autonómicas y municipales han espoleado a los principales partidos, el PSOE y el PP, para buscar el voto de la ciudadanía que, todo hay que decirlo, parece bastante ajena a la preocupación de los políticos. Bueno, quizá se empiecen a notar en algunos ciudadanos los efectos de acontecimientos tan relevantes como lo sucedido con las opas de Gas Natural, E’On y Enel-Acciona. La bolsa esta semana ha dado muestras de más volatilidad que nunca, y no hay duda de que, el comportamiento de la CNMV y de la Oficina económica de la Presidencia del Gobierno, con sus actuaciones más que discutibles, rayando en la ilegalidad y abiertamente contrarias a la libertad de mercado; han dado lugar a que los inversores, especialmente los extranjeros, estén dando muestras de preocupación; por otra parte, bastante lógica si tenemos en cuenta que estamos en la Unión Europea y todo lo que ocurre en nuestro país tiene repercusiones en el resto de países de la CU.

También se observa desaceleración en la industria perfectamente apreciable en el aumento del desempleo (45.000 obreros en paro durante el primer trimestre del 2007) con más número de hombres que de mujeres. Y un dato muy importante el paro de extranjeros (inmigrantes) aumentó más que el de los españoles. Esta noticia coincide con un estudio de ILCA (Indicador Laboral de Comunidades Autónomas) elaborado por IESE y la Fundación Adecco, del que se deduce que: “la llegada de extranjeros excede de la capacidad de absorción”. Curioso, si se tiene en cuenta que, por parte del Gobierno y del Ministerio de Trabajo bajo las órdenes del ministro señor Caldera, se nos ha pretendido vender que España estaba necesitada de doscientos mil inmigrantes más para este año. No debe de extrañarnos, porque el señor Caldera fue el causante directo, con su regulación de un millón de indocumentados, de la invasión incontrolada de inmigrantes que tuvo lugar en las Canarias y que han continuado fluyendo, a toda España, a través de los aeropuertos y las vías marítimas. La soberbia y empecinamiento del ministro, que no quiso rectificar el error cometido, le llevó a intentar hacernos creer que todavía necesitábamos más inmigración. Bien haría el señor Caldera en preocuparse de la clase de gente que está metiendo en casa porque, por si todavía no se ha dado cuenta, muchos de los que han entrado ilegalmente en el país son los causantes de la inseguridad ciudadana que se está padeciendo en muchos lugares de la geografía hispana ( bandas kosovares, etc.); otros han formado centros de reclutamiento de terroristas para Al Qaeda, especialmente en Barcelona, y otros, los que no encuentran trabajo o prefieren buscar otros oficios más lucrativos, se dedican a robar, formar bandas que luchan entre ellas y están implantando en nuestro país la cultura que se traen de sus lugares de origen, donde la vida humana no vale nada y, por ello, no les importa acabar con la de sus víctimas.

Existe, también, la percepción de que el Gobierno tiene la patata caliente de ETA y no sabe a quien pasársela. Ahora que se ven ante el dilema de quedarse retratados si permiten a ETA presentarse a las elecciones o bien de exponerse a las represalias de los etarras si actúan con dureza con la banda armada; estoy seguro de que quisieran que el PP compartiera con ellos esta responsabilidad, cuando antes lo rechazaron. Los demás partidos y corpúsculos, que tanto los jalearon cuando empezaron las negociaciones con los abertzales, se han quedado mudos y procuran silbar y pasar desapercibidos, como si con ellos no fuera la cosa. Por tanto el PSOE se encuentra solo ante el peligro como Gary Cooper, con la desventaja de que el señor Zapatero tiene más del estrambótico mister Bean que del famoso actor norteamericano que siempre salía vencedor. Su único apoyo es el señor Ibarretche y los suyos, que bastante tienen con aguantar el vendaval, enjuiciados, como están, por sus reuniones ilegales con los de la ETA. Claro que el empecinado nacionalista, arropado por los fanáticos acérrimos de esta imaginaria Patria Vasca que se inventó, para vergüenza de los vascos, el señor Sabino Arana, sigue en sus trece y, en cada ocasión que se le presenta –ya sin tapujos y a las claras –, se encarga de proclamar a los cuatro vientos que los de la banda terrorista deben participar, en igualdad de condiciones con los partidos democráticos, en los próximos comicios. ¿Saben lo que les digo?, pues que, para mí, el señor Ibarretche será tan culpable como los que cometieron los crímenes salvajes contra las personas inocentes, si sigue defendienco, a capa y espada, que los criminales se salgan con la suya y ocupen, como los elegidos de los partidos legales, los puestos de ediles en los municipios vascos. ¡Y todo ello a cargo del erario público, que se nutre de nuestros impuestos, para más INRI!

No quiero ser pesimista, pero la radicalización de la sociedad española empieza a recordar épocas pretéritas de infausto recuerdo y el Gobierno, si tiene algo de sentido común, debiera meditar a fondo sobre ello.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris