Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-musica

Etiquetas:   CONCIERTO DEL MES   -   Sección:   Revista-musica

A Silver Mount Zion

Cavaret Sauvage
Paris, 17/4/2007
Redacción
lunes, 30 de abril de 2007, 22:00 h (CET)


Salvador Martínez Más / MAGAZINE SIGLO XXI

Las tres lecciones de ‘A Silver Mt. Zion’

Magazine Siglo XXI acudió el pasado 17 de abril al ‘Cavaret Sauvage’, la sala de conciertos del parque de la Villete de París donde tienen lugar los recitales de grupos independientes en dicho recinto. No obstante, ‘indie’ es un anglicismo algo leve para calificar a los canadienses ‘A Silver Mt. Zion’. El espectáculo que protagonizaron en el ‘Cavaret Sauvage’ fue, más que un concierto, una clase magistral sobre ese género musical que la crítica ha convenido a llamar “post-rock”.



Jessica Moss, violinista y vocalista / Foto: Salvador Martínez Más


Tres lecciones se extraen de las casi dos horas de concierto que ofrecieron los siete canadienses, liderados por los músicos Efrim Menuck, Sophie Trudeau y Thierry Amar, miembros de la formación que se encuentra lamentablemente en horas bajas desde el año 2003 y que también es proveniente de Canadá: ‘Godspeed You! Black Emperor’.

La primera lección tiene que ver con el hecho de que música y ‘praxis’ política no tienen por qué ser irreconciliables. De hecho,‘A Silver Mt. Zion’, como todo grupo que edita sus discos en la discográfica canadiense Constellation Records, pertenece a un proyecto empresarial “anti-corporativo, anti-capitalista, anti-globalización” cuya pretensión es establecer “un modelo cultural de producción que critique las peores tendencias de la industria musical, de la acomodación artística y, en menor medida, del mundo en general”, según se lee en uno de los primeros manifiestos de la ahora devenida gran empresa de producción musical y que distribuye sus discos a nivel mundial.



A Silver Mt. Zion en París / Foto: Salvador Martínez Más


De este modo era de esperar que Amar, el francófono más comunicativo del grupo, hiciera dos comentarios de orden político durante dos pausas. “He leído ‘Libération’ y ‘Le Monde’, y es todo un poco deprimente”, la primera. “Manteneos fuera de la ola centrista”, la segunda. Se hicieron en alusión a la campaña presidencial francesa, respectivamente, a la cobertura mediática de la misma y a François Bayrou, el candidato centrista.

Cuando Efrim Menuck evocó la centena de conciertos que llevaban tras de sí antes de empezar el afinado de los instrumentos, hubo un murmullo general en el ‘Cavaret Sauvage’, como si ‘A Silver Mt. Zion’ pudiera sonar mermado a causa de una gira mundial. Nada más lejos de la realidad.

La segunda lección que volvieron a dar los instrumentistas de este conjunto en París, pues tocaron en otra sala de la capital gala en abril del año pasado, consiste en explicar a través de una actuación cómo puede articularse el diálogo entre el rock contemporáneo y la música clásica. Precisamente, ese diálogo que desarrolla ‘A Silver Mt. Zion’ es ajeno al eventual cansancio que puedan experimentar sus componentes.

Es más, la gira que desarrollan desde 2006 está marcada por la interpretación de cuatro nuevos temas que fueron expuestos de manera que casi hicieron levitar a quienes acudieron a la cita en el ‘Cabaret Sauvage’: "Blind, blind, blind" , "One million died to make this sound" ,"engine broke" y "13 blues for 13 moons".

Precisamente ésta última fue la canción que emplearon para comenzar la actuación y que resultó suficiente para hacerse una idea de en qué consiste un concierto de ‘A Silver Mt. Zion’.



Efrim Menuck, líder de la banda / Foto: Salvador Martínez Más


El “espectador-alumno” de un concierto de los canadienses corre el riesgo de entrar en trance debido a la extensa cantidad de tiempo dedicada a cada uno de los tema en los que brilla la excelsa calidad de los múltiples registros que son capaces fusionar dos violines, un cello, un contrabajo, y la mandolina que suenan en ‘A Silver Mt. Zion’ junto a dos, en ocasiones tres guitarras eléctricas, una batería además de las voces de todos los miembros del grupo.

De obligada anotación es que, Jessica Moss, violinista y vocalista, en algunos pasajes de “Mountains made of steam” grita un hilo de voz al micrófono de su violín.

Si el espectador guarda su integridad tras haber visto y oído sonidos como los de Moss, enmarcados en una actuación desbordante de lírica sonora; la tercera lección está al alcance de la mente de todo asistente a un concierto de ‘A Silver Mt. Zion’: el más refinado rock psicodélico viene de Norteamérica, aunque no de los Estados Unidos, y se hace con una mayoritaria instrumentación clásica o tradicional.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris